La materia obscura: la brújula dorada

Religión, metafísica, ateísmo y muchas, muchas, preguntas.



“La brújula dorada” es la primera entrega en la famosa y prestigiada trilogía “La materia obscura” de Phillip Pullman. El universo que presenta es mucho más obscuro y complejo que el de “El señor de los anillos”, “Las crónicas de Narnia” y la saga de Harry Potter. Aunque la historia puede ser leída por niños, son los adultos quienes pueden comprender las disertaciones filosóficas que presenta, entre ellas, una aguda crítica a la Iglesia Católica. Precisamente ese hecho y su traslación a la pantalla grande fue el que más polémica generó durante la producción de la cinta.


La historia se centra en Lyra (Dakota Blue-Richards), una niña huérfana que vive en un mundo alterno similar a la Inglaterra victoriana. En él, el Magisterio es la institución que controla ‘la verdad’. A Lyra le es entregado un aletiómetro o brújula dorada, herramienta que deberá utilizar para salvar a su amigo Ben, quien ha sido secuestrado. El niño, al parecer, sufrirá la separación de su daemonion, un animal que funge como conciencia de todo ser humano; la separación aunque posible conlleva terribles e insalvables consecuencias. En su búsqueda, Lyra y Pan (su daemonion) se interpondrán en los planes del Magisterio y descubrirá aspectos de su vida que desconocían. Además, con sus decisiones decidirán no sólo el futuro de su mundo, sino de todos aquellos que se desarrollan de forma paralela.


Chris Weitz acierta en el aspecto visual de la película. “La brújula dorada” es un espectáculo impresionante y fiel a las descripciones de Pullman. Los personajes y escenarios parecen literalmente sacados de las páginas del libro. Principalmente la creación total de los daemonios y de los osos acorazados es impresionante pues son resultado completo de la animación; no hay nada que los haga verse desarticulados ni que permita dudar siquiera de su tangibilidad. La Academia reconoció a la cinta nominándola por Mejor Dirección de Arte y premiándola por sus Efectos Especiales. Pero el desarrollo argumental no está al mismo nivel. El guión, del mismo Weitz, es difícil de digerir y hace que la primera hora se torne un poco aburrida. Para quienes enfrentan el material por primera vez resulta un reto entender las reglas del universo al mismo tiempo que se sigue la historia. Por si fuera poco, en aras de la comercialidad de la cinta, los principales temas (religión y Dios) fueron drásticamente suavizados.


El otro aspecto destacable es el elenco. Blue-Richards es un descubrimiento. Nicole Kidman, la sugerencia personal de Pullman para interpretar a Mrs. Coulter, la antagonista, es una delicia. Daniel Craig, Eva Green y Sam Elliot completan un elenco que se refuerza con las voces de Kathy Bathes, Ian McKellen, Kristin Scott Thomas y Freddie Highmore.


Concebida como una primera entrega y en miras a formar una trilogía, “La brújula dorada” precisamente denota inconsistencias que no terminaron de convencer al público. La película no fracasó, pero tampoco obtuvo la aceptación necesaria para seguir. El éxito de Peter Jackson al adaptar “El señor de los anillos” se debió sobre todo a su agudo conocimiento de la historia. En una trama más compleja, ésa debió ser la principal preocupación. Weitz entrega un resultado mediano y no deja lo suficientemente cautivado al público. La batalla que se libra es sobre nada menos que el libre albedrío, pero cómo va a ganarse si se ha perdido la brújula…

His Dark Materials: The Golden Compass

EE.UU. / Inglaterra 2007

Director: Chris Weitz.

Reparto: Nicole Kidman, Daniel Craig, Eva Green, Dakota Blue-Richards, Sam Elliot.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo