La doble vida de Verónica

Una en dos.

Weronika (Irene Jacob) vive en Polonia. Es una talentosa cantante que una tarde se ve a sí misma alejarse en un autobús. En otra, en plena interpretación su corazón da la última nota. Veronique (Jacob) vive en Francia. Tiene también buena voz pero ha decidido dejar el canto y enfocarse en la docencia. Veronique siente una presencia, pero no termina de comprender qué le pasa hasta que conoce a Alexander (Philippe Volter), un titiritero.



Antes de su famosa trilogía de colores, Kieslowski presentó “La doble vida de Verónica”, un enigmático y filosófico drama que diserta sobre la dualidad del mundo moderno (en especial de la división entre Europa del este y del oeste) e inevitablemente recuerda el cuento fantástico “Lejana” de Julio Cortázar. “La doble vida de Verónica” bien podría considerarse un cuarto color, el verde. La selección del tono empata con el estado emocional y la circunstancia existencial del filme.


“La doble vida de Verónica” no es un filme sencillo. Kieslowski teje con detalles la relación entre sus personajes principales y aún después de varias revisiones resulta complicado entender la totalidad de la propuesta. Los diálogos son escasos y son las imágenes las que principalmente hablan. Los encuadres, las distorsiones y movimientos de cámara están pensados para servir a la historia. Las referencias al doble hacen uso de espejos y cristales, pero evitan caer en la obviedad. Irene Jacob entrega una poderosamente callada interpretación. Jacob sostiene la película y hace verosímil lo que le sucede a sus personajes.


Intentar evaluar “La doble vida de Verónica” con los estándares de un filme tradicional sería injusto. Es una obra de arte y un ejemplo del fantástico más puro. Es un asalto a la razón y los sentidos. La historia que relata está ahí para ser vivida, divagada, cuestionada, pero no comprendida. El cine fantástico que hace lo que la literatura fantástica no es aquel de mundos imaginarios o seres de otros mundos. Es el que explora entre las incertidumbres de lo que es, no es o puede ser en “la realidad”.

La double vie de Véronique

Francia/Polonia/Noruega 1991

Director: Kryztof Kieslowski.

Reparto: Iréne Jacob, Sandrine Dumas, Aleksander Bardini, Philippe Volter.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo