"La Casa Gucci" de Ridley Scott

Italia, 1970. Patrizia Reggiana, quién trabajaba como administradora en el negocio de su padre, conoce a Maurizio Gucci, estudiante de Leyes.

Italia, 1970. Patrizia y Maurizio se casan y se mudan a Nueva York.

Italia, 1995. Maurizio es asesinado a los 45 años de edad.

Italia, 1997. Patrizia es sentenciada a 29 años de prisión como autora intelectual de la muerte de su exmarido.


100 años está cumpliendo Gucci, una de las marcas de lujo más reconocidas. "La Casa Gucci" cuenta el que fácilmente puede denominarse como el episodio más oscuro de la familia cuyo apellido le da nombre y de cuyos miembros ya ninguno forma parte de la compañía.

"La Casa Gucci" se basa en el libro de Sara Gay Forden "The House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour, and Greed" y es el segundo lanzamiento del año de Ridley Scott, luego de "El último duelo". Es un drama criminal biográfico con estilo camp, es decir, destaca los aspectos irónicos y de mal gusto que rodean la historia.

El filme recorre la cronología y agrega a ella la oposición de Rodolfo Gucci (Jeremy Irons), padre de Maurizio, a la relación; ningún miembro de la familia Gucci asistió a la boda. Rodolfo ya olía que lo que le interesaba a Patrizia era el dinero. Luego se ocupa de la "reconciliación" con la familia gracias a Aldo Gucci (Al Pacino), tío, y las diferencias con Paolo Gucci (Jared Leto), primo con aspiraciones de diseñador. Igualmente aparece Pina (Salma Hayek), una psíquica que se convertiría en consejera de Patrizia. La pareja es interpretada por Lady Gaga y Adam Driver.

"La Casa Gucci" es el tipo de filme que fácilmente puede dividir opiniones y que ya lo está haciendo. Sus valores de producción son indiscutibles y seguramente le valdrán más de alguna nominación o premio en la temporada. Son el estilo de dirección y algunos detalles en las actuaciones y caracterizaciones los que levantan más de una ceja, lo que es lógico si recordamos que es totalmente camp.

El talento y trabajo de su reparto es en gran medida a prueba de balas. Nadie puede poner en tela de juicio la trayectoria de Jeremy Irons o Al Pacino; Adam Driver está bien, aunque no es su rol más lucidor y Salma Hayek tampoco tiene tanto que hacer. Llama la atención Jared Leto, irreconocible como Paolo con una serie de prostéticos que tampoco es que lo hagan tan parecido al original. Pero la película le pertenece a Lady Gaga, quién construye a una Patrizia condenada por sus propias aspiraciones y carencias. Está bien caracterizada y aunque para algunos su acento es más ruso que italiano, para la mayoría (y me incluyo) es adecuado. Es una delicia verla en pantalla. Uno quiere ver a dónde irá Patrizia y aunque el desenlace es por todos conocidos, es inevitable desear que la mujer pudiera salvarse de sí misma y eso lo hace posible Gaga. No será de extrañar que se convierta en una de las favoritas a Mejor Actriz en la ceremonia del Oscar.

Al final, "La Casa Gucci" es un melodrama criminal, un tanto ridílico, pero inevitablemente disfrutable y con mucho que decir de las carencias, necesidades y deseos humanos.

🎬🎬🎬🎬

"House of Gucci"

EE. UU. / Canadá - 2h 38m


14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo