La casa de los cuchillos

Luego del éxito de crítica y taquilla de “Héroe” (2002), Yimou Zhang regresa con “La casa de los cuchillos”, otra estilizada interpretación del género de las artes marciales ideada, inicialmente, como filme acompañante del primero.



Es el año 859 d. C. y la dinastía Tang, uno de los imperios más influyentes en la historia de China, está en declive. La incompetencia del emperador y la corrupción del gobierno han dado fruto a una serie de grupos rebeldes, el más poderoso se conoce como “La casa de los cuchillos voladores”. Es una asociación misteriosa, cuya existencia raya en la leyenda: roba a los pobres para darle a los ricos. Leo (Andy Lau), el jefe de la policía, sospecha que Mei (Zhang Ziyi), la nueva bailarina del pabellón Peony, es en realidad la hija del antiguo líder de “La casa de los cuchillos voladores”. Con la intención de infiltrarse en el grupo, Leo asigna al agente Jin (Takeshi Kaneshiro) la tarea de auxiliar a Mei en una “improvisada” fuga. En el regreso a la guarida, Mei y Jin comienzan a crear un vínculo que pondrá a prueba sus lealtades, aunque el juego de máscaras e identidades está apenas por comenzar.


La ganadora como Mejor Película Extranjera en los premios de la Asociación de Críticos de Los Ángeles, y nominada en la misa categoría en los Globos de Oro, es un espectáculo que articula a la perfección los elementos del musical sustituyéndolos por vistosas secuencias de acción. Cada despliegue de artes marciales está coreografiado al detalle; la fotografía (nominada al Oscar), el vestuario, el sonido y las interpretaciones, redondean las secuencias que encajan en la narrativa como epifanías emocionales de los personajes principales y su historia de amor. La anécdota en sí no es del todo innovadora y la forma de contarla es lineal y sin mayores rebuscamientos, pero los giros de tuerca y las sorpresas evitan que caiga en lo predecible.


“La casa de los cuchillos” es en realidad una simple (pero contundente) historia de amor: dos personas se encuentran por circunstancias de la vida, se enamoran, se resisten y, finalmente, sucumben a pesar de las terribles consecuencias que caerán sobre ellos. Es una tragedia victoriana de finos trazos orientales. Zhang es ambicioso pues no sólo persigue asombrar al espectador con recursos y triquiñuelas visuales sino con emociones reales e ideas interesantes. Su reparto está a la altura, en especial Ziyi Zhang, una actriz de delicados rasgos faciales, poderosas habilidades histriónicas y peligrosas destrezas marciales; una rosa tan hermosa como fascinante y espinosa.


La delicadeza, sutileza y filosofía oriental está en su apogeo en la vigorosa “La casa de los cuchillos”, una envolvente, inspiracional e indispensable pieza de arte que vale el riesgo de estar frente a la navaja, al centro de la diana, todo el viaje. Simplemente... inolvidable.

Shi Mian Mai Fu

China/Hong Kong 2004

Director: Yimou Zhang.

Reparto: Takeshi Kaneshiro, Andy Lau, Ziyi Zhang.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo