Inkheart: El libro mágico

Palabras que cobran vida...


Moe (Brendan Fraser) ha buscado durante años un libro. Su hija Meggie (Eliza Benett) desconoce el motivo hasta que un día el libro aparece y junto con él Dustfinger (Paul Bettany), un tragafuego. La llegada del personaje los lleva a la guarida de Capricornio (Andy Serkis), quien requiere de los talentos de Moe: al leer en voz alta hace que el relato cobre vida, sacando de las páginas de los libros personajes... pero hay un detalle, con cada personaje que sale uno del mundo real debe entrar a cambio.



“El libro mágico” es una desafortunada adaptación de la exitosa novela de Cornelia Funke. La autora ha sido considerada la J. K. Rowling alemana y su trilogía de tinta traducida a más de 37 idiomas. La adaptación responde precisamente al éxito que la saga de Harry Potter ha tenido en la pantalla grande. Sin embargo, y a pesar del potencial de la historia su translación termina por ser desangelada. Lo más curioso es que a diferencia de otros casos, en ésta la misma Funke participa como productora. Siendo así, ¿cómo es posible que los elementos más valiosos e interesantes se hayan perdido y que otros hayan sido reubicados restando con ello lógica al relato?


En el texto original, Funke se preocupa por no develar todos los misterios desde el inicio. La versión de Softley deja poco para después de los primeros minutos. Bajo ese esquema es inevitable que el espectador pierda interés, aunque conforme avanza la historia los personajes, suficientemente atractivos, lo recuperan. Dos puntos actúan a su favor: la premisa de que los personajes puedan cobrar vida y el reparto. El primero es una fantasía típica de la niñez y apela a esa ilusión. El segundo se beneficia de un reparto de primera línea en el cual destacan Helen Miren, Jim Broadbent, Andy Serkins y Paul Bettany (Jennifer Connelly, su esposa, tiene un cameo). Curiosamente Brendan Fraser (quien inspiró el personaje de Moe, y a quien Funke le dedicó la segunda entrega “Inkspell”) es quien se queda un tanto corto. Su trayectoria se caracteriza más por películas de acción y personajes caricaturizados. En este caso, si bien lo ayuda su carácter bonachón, su calidad histriónica no logra estar al nivel del resto de los actores.


Como mero entretenimiento “El libro mágico” funciona. Pero a diferencia de los libros a los que refiere (“El mago de Oz”, “Caperucita Roja”, “Peter Pan”, entre otros) y de la magia a la que apela su desafortunado e impreciso título en español, la película poca impresión dejará en sus espectadores. Una segunda parte también es poco probable. Sin interés en ella –y peor aún con los hilos para tejerla cortados- para qué hacerla. No se trata únicamente de trasladar a la pantalla los personajes como por arte de magia, se trata de entender el fondo de la historia y de utilizarlo para tejer alrededor de ella el resto.


Un libro es una puerta a otro mundo. Una película también. Pero la magia que logra que las palabras e imágenes cobren vida reside más en el tejido invisible que las sostiene que en la forma ostentosa que las adorna.

Inkheart

Alemania/Inglaterra/EE.UU. 2008

Director: Iain Softley.

Reparto: Brendan Fraser, Helen Mirren, Eliza Benett, Andy Serkis, Paul Bettany, Jim Broadbent.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo