top of page

"House of Hammer" (Casa de Hammer)

El brazo y el martillo, símbolos del socialismo, del dios Vulcano, de la indusria, de la herrería y la orfebrería. Símbolos de forjar, de dar forma a través de la fuerza, a través de golpear una y otra vez.

Armie Hammer es un actor norteamericano cuya carrera comenzó a cobrar notoriedad tras su participación en la cinta "Red social" donde interpretó a los gemelos Winklevos y luego, todavía más, tras el éxito de crítica y taquilla de "Llámame por tu nombre" por la que fue nominado al Globo de Oro. En 2021 fue separado o dejó el thriller "Shotgun Wedding" con Jennifer López, la obra de Broadway "The Minutes" y la serie "The Offer", producida por Francis Ford Coppola. Hammer había sido descubierto como un violador, abusador físico, sexual y emocional, como un caníbal.

"House of Hammer" documenta en una miniserie de tres episodios el develamiento del hombre, detrás del actor, pero, más aún, de la familia de la que proviene y la serie de abusos, actos de corrupción, asesinatos y demás que involucran a su padre, su tío, su abuelo y su bisabuelo. La serie inicia con las reacciones alrededor de las acusaciones a Armie Hammer para abrir una historia desde el interior, con Casey Hammer, tía de Armie y autora del libro "Surviving My Birthright: The Authorized Version" donde narra y expone precisamente la historia de su familia.

En su primer episodio, "Love Bomb", la figura central es Courtney Vucekovich, empresaria y fundadora de la app Flashd y una de las principales denunciantes. Vucekovich cuenta cómo inicia todo como un cuento de hadas y cómo las "pequeñas" señales estaban ahí, disfrazadas metafóricamente con tonalidades que sugieren dominación y dolor, pero que podrían confundirse con pasíón o que bien no se estaba dispuesto a aceptar lo que en realidad sugerían ("mi pequeña mascota", "mi perfecta esclava", "soy 100% canibal").

En "Sins of the Father" se ahonda en las dinámicas de la familia Hammer, desde Armand Hammer, el abuelo, Julian, tío, y Michael, padre (más adelante se habla de Julius, el bisabuelo, fundador del partido comunista y cómo fue "borrado", práctica que se volvería una constante). Los "pecados" se van diversificando y la serie va alternando los testimonios de distintas víctimas o personas asociadas. Además de Vucekovich están Ryan Bailey, actor y compañero de Armie; Julie Morrison, artista y víctima; Calle Boal, pareja de Julian y testigo de un asesinato; Edward J. Epstein, periodista, entre otros. Gran valor tiene también la intervención de una experta en BDSM o sadomasoquismo quién explica que la filosofía detrás incluye tres principios: seguro, sano y consensuado, diferenciándolo del abuso. Igual aporta en cuestiones legales Gloria Alied, abogada de Effie, una de las denunciantes.

Finalmente, "Follow the Money" se adenta en explicar cómo un modus operandi como el de la familia Hammer ha sido posible por décadas y generaciones en una respuestan tan sencilla como obvia: el dinero. Los Hammer han estado involucrados en hechos de la magnitud del Watergate o tragedias como la exploción del pozo petrolero Piper Alpha, la más grande en la historia, y cómo su relación con figuras de la talla de los presidentes Nixon y Bush o el Príncipe Carlos los mantuvo a salvo o, al menos, como el menor daño posible. La propia fortunada de los Hammer se construye por sobornos y chantajes. Aunque parece de película, Armand tenía por práctica grabar a aquéllos a los que había sobornado para hacerse de alguna ventaja corporativa y luego amenzar con revelar la conversación cuando necesita otro favor.

"House of Hammer" es un documento revelador, frustrante, perfectible, pero relevante y necesario. Hace muy buena labor en reconstruir los hechos y en mostrar cómo esta es una de esas historias en las que se jala un poco el hilo sin saber todo lo que hay detrás, muy en el dicho "meter hilo para sacar hebra" y es que incluye, por ejemplo, los testimonios de las influencers Candice Crunkhte y Lauren State, quiénes comenzaron la investigación en redes sociales que poco a poco comenzó a revelar nuevos aspectos, que permitió se ataran cabos y que ayudó a darle visibilidad al caso. Hace muy buen trabajo en mostrar cómo los hechos estaban ahí. Armie tenía una cuenta falsa de Instagram donde exhibía y hacía gala de su uso de drogas, prácticas sexuales y demás. Y no era algo exclusivo de él, su familia había usado reacionistas públicos para dirigir la atención, pero las notas y los reportes, siguen ahí.

El área de oportunidad de "House of Hammer" está en abordar el por qué y el cómo es que esas conductas se pasan de una generación a otra, no para hacer víctimas a los Hammer de "la tradición", sino para evitar que se repita. Es entendible, el foco está, irónicamente en evitar que se repita y por ello se centra en las víctimas y los abusos de poder. "House of Hammer" sí apunta más allá del recuento. Pone sobre la mesa las estrategias de relaciones públicas, si es posible un regreso de Armie ("ningún regreso es imposible" retoma de algún artículo online), las reacciones de sus fanáticas, sus ataques a las víctimas ("presstitutes" es una de las maneras en que las llaman), el que aún es un tema no resuelto y destaca que el miedo es el arma principal que se usa para continuar y evitar que se hable de ello.

La casa del "martillo", la casa donde Armie (diminutivo de Armand y referencia a un brazo en inglés) Hammer (martillo), ha "forjado" a sus miembros varones, a la sociedad norteamericana a través de su mirada o la manera en cómo quieren ser vistos, y a sus víctimas. "House of Hammer" fallará en un par de martillazos, pero, sin duda, es un documento que con firmeza revela un ciclo que debe romperse para inicar otro alejado de los vicios y daños que ineludiblemente los han marcado aún más de lo que las apariencas muestran. Ahora, ojalá, el martillo falle del lado adecuado y contribuya a ponerle fin al ciclo.

🔨🔨🔨1/2

EE. UU. 2022 - 3 Episodios de alrededor de 1 hora


13 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page