Harry Potter y las reliquias de la muerte (parte 1)

“¡Debo ser yo quien mate a Harry Potter!” Lord Voldemort

El séptimo y último libro de la saga de Harry Potter llega a la pantalla… bueno, al menos su primera parte. La división se debe a la extensión de la novela y al interés expreso del estudio por no dejar nada fuera del libro... y, desde luego, por explotar lo más posible la que quizá sea la serie de películas más exitosas en la historia del cine.



Tras la muerte del profesor Dumbledore (Michael Gambon), Harry (Daniel Radcliffe) continúa su búsqueda por los horcruxes, objetos con un pedazo del alma de Voldemort (Ralph Fiennes) que deberá destruir antes de enfrentarse con el Señor Maligno. A su tarea se agregan sus incondicionales amigos Ron (Rupert Grint) y Hermione (Emma Watson). Sin embargo, con los pocos elementos que cuentan, la misión resulta, en principio, sumamente tediosa y después inevitablemente peligrosa. Entre los lugares a los cuales terminan acudiendo están, en un momento donde son considerados prófugos, el ministerio de magia y después, la mansión Malfoy.


Entre los filmes de Harry Potter esta es quizá la entrega que se siente más desarticulada. La razón es obvia. Si ya la cinta anterior conducía al desenlace ésta apenas encuentra un arco narrativo, aunque es cierto que el momento donde se da la división parece ser el más acertado. En términos visuales es impecable. En contraste con ese mundo de fantasía que se antojaba tan intrigante como mágico en “Harry Potter y la piedra filosofal” (2001), “Las reliquias de la muerte parte 1” presenta un universo obscuro, angustiante y caótico. El que funcione se debe precisamente a que transmite adecuadamente ese estado de ánimo. Ayudan, desde luego, las largas secuencias donde los jóvenes magos intentan descubrir cuál es el siguiente paso que deben tomar, aunque el tiempo invertido en ello es demasiado. El público debe experimentar el tedio y la desesperación, pero no al borde del aburrimiento. La duración de 146 minutos da cuenta de ello y las secuencias de más acción apenas y compensan.


El desempeño histriónico del reparto es notable. Tanto Radcliffe como Grint y Watson tienen a su cargo algunos de los momentos más demandantes de sus personajes y están a la altura. Su crecimiento actoral es proporcional con el físico. Las figuras de soporte de nuevo son de primer nivel. Nadie puede negar que este grupo de película congregue a lo más sobresaliente del talento inglés. Los fanáticos de la serie podrán disfrutar de nuevo la participación de Imelda Staunton como Dolores Umbridge, amén de encontrarse con otros personajes emblemáticos como el elfo Doby. Después de todo es momento de comenzar a despedirse...


Y eso es justo lo que consigue este capítulo... ser un hermoso y satisfactorio preludio para el truco final.

Harry Potter and the Deathly Halows, part 1

EE.UU./Inglaterra 2010

Director: David Yates.

Reparto: Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint, Ralph Fiennes, Bill Nighy, Helena Bonham Carter, Michael Gambon.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada