top of page

"Gran Turismo: De jugador a corredor" de Neill Blomkamp

Juega, pero no corre.

"Gran Turismo" es una oportunidad perdida. Es una biopic sobre Jann Mardenborough (Archie Madekwe), quién en 2011 se convirtió en el tercer y más joven ganador de la GT Academy, un progama de televisión que buscaba talento entre jugadores del videojuego de simulación Gran Turismo. Mardenborough recibió como premio la oportunidad de correr para Nissan en la competencia de 24 Horas de Dubái . De ahí saltó para convertirse en un corredor profesional.

"De jugador a correr" toma la historia y se inclina por convertirla en una biopic de acción, dándole más peso a lo segundo. Inicia presentando el proyecto de "Gran Turismo" para luego introducir a Mardenborough como un adolescente con un trabajo en el comercio detallista y un gamer en su tiempo libre. Un joven con diferencias con su padre ante su futuro profesional. Cuando se presenta la oportunidad de aplicar a la GT Academy lo hace y el resto es historia.

A el filme le pasa como a una carrera. Inicia lento y más que lento sin la capacidad de interesar y conectar con el protagonista. Es un tema de la dirección, pero también de la edición, el guion y la actuación. Archie Madekwe carece del carisma y las habilidades histriónicas adecuadas para conectar como Jann. Es un tema. El planteamiento inicial lo presenta como un tanto rebelde y sin rumbo, pero ello no debería ser un problema, así son la mayoría de los adolescentes y tantas otras películas más lo hacen funcionar.

Para fortuna de "Gran Turismo" mejora o mejor dicho toma ritmo conforme avanza. Le ayuda David Harbour, quién hace a Jack Salter, un corredor retirado y el entrenador de la GT Academy; el guía de Jann. También contribuye el que comienzan las carreras. El retrato que se hace de ellas funciona y le da emoción. Es un deporte muy cinematográfico. Luce muy bien en la pantalla grande.

Más allá de Harbour, el filme desaprovecha al resto del talento. Djimon Honsou, quién hace a Steve Mardenborough, tiene un par de momentos emotivos. Orlando Bloom es Danny Moore, el ejecutivo de marketing de Nissan, pero tiene poco que hacer. Darren Barnet, galán de la serie "Yo nunca" es decorativo y Geri Halliwell (Lesly Mardenborough, la mamá) está más como una manera de hacerle homenaje a su esposo, Christian Horner, corredor de autos y hoy directivo del equipo de Fórmula 1 de Red Bull).

Como biopic "Gran Turismo" sigue la fórmula y es predecible, sin realmente logar una emoción más allá de la superficie. Sí, el final funciona muy bien, pero es un salto hueco. No hay una construcción real del personaje, qué quiere y cómo ello dice algo más. En 2019 se estrenó "Contra lo imposible", biopic de carreras que se centraba en la lucha entre las marcas Ford y Ferrari. Estuvo nominada a cuatro premios Oscar, incluyendo Mejor Película. "Gran Turismo" tenía ese potencial. La historia es inspiradora. Pero mientras "Contra lo imposible" es más que un filme de carreras, "Gran Turismo" es una carrera más.

🎬🎬🎬

EE. UU. / Japón 2023 - 2h 15m


Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page