top of page

"Fire Island" de Andrew Ahn

Un triunfo.

Un clásico instantáneo LGBTQ+.

Noah (Joel Kim Booster) y su grupo de amigos se aprestan a su tradicional semana vacacional anual en Fire Island, una isla cercana a Nueva York que es algo así como el paraíso o, en palabras suyas, el Disney gay. Y es que Fire Island se ha convertido en un espacio que acobija a la comunidad LGBTQ+ y, en especial, a los gays. Es un paraíso pues hay mucha fiesta y diversión, pero, más aún y todavía mejor, seguridad. Se puede ser sin temor a recibir ningún tipo de rechazo por ser gay. Noah hace su misión conseguir que Howie (Bowen Yang), su gran amigo, tenga un romance de verano. La oportunidad surge cuando conocen a Charlie (James Scully), un médico, y su grupo. Lo que no espera Noah es que Will (Conrad Ricamora), el serio y hermético amigo de Charlie, despertará algo en él.

"Fire Island" es una adaptación de "Orgullo y prejuicio" de Jane Austen y eso es una genialidad. Joel Kim Booster, responsable del guion, hace una gran labor en no caer en lo obvio. Entiende el texto original y entiende, como hombre gay, a su comunidad. Eso hace que la historia se sienta orgánica. Por ejemplo, el grupo principal es de amigos, no de hermanos; el objetivo no está en casarse y tampoco hay una dinámica familiar en el sentido tradicional (Margaret Cho es Erin, dueña de la casa donde se hospedan y que pasa por una crisis financiera, amén de fungir como su madre putativa). Sin embargo, aspectos vitales como las diferencias sociales o los bailes están presentes (bueno, en realidad hay fiesta y fiesta de ropa interior), así como momentos emblemáticos que incluyen el famoso beso bajo la lluvia entre los protagonistas. El guion es auto consciente, se burla del propio género de romance, de las comedias románticas y tiene muchos diálogos con gran ingenio.

El reparto de "Fire Island" también es de destacarse. Está conformado, al igual que gran parte del equipo de producción por gays. Es una cuestión de representación y que en este caso no aplica una suerte de exclusión a la inversa de los heterosexuales. Es un espacio por y para los gays, que le da de esta forma una realidad que difícilmente se conseguiría de otra manera y que construye puentes entre la misma comunidad, pero también con el mundo. Joel Kim Booster es un protagonista solvente y una bocanada de aire fresco con sus facciones asiático-norteamericanas, caso similar al de Bowen Yang y Margaret Chao. Matt Rogers, Torian Miller, Tomas Matos, el grupo e amigos, y James Scully, Nick Adams y Zane Phillips, le abonan a la diversidad de fenotipos y "tipos" de gays. Conrad Ricamora, conocido por su rol como Oliver en "How to Get Away With Murder", está genial como el galán, un gay de voz profunda y presencia masculina, que no machista.

El cine, la cultura y el mundo necesitan más películas como "Fire Island", no porque sea hecha por gays o porque habla de temas gays, que sin duda tiene su mérito en sí, sino por cómo lo hace. Esta adaptación de "Orgullo y prejuicio" aborda los prejuicios, los supera y le da mucho, mucho orgullo. ¡Aplausos para "Fire Island"! Más cine así, que dignifique y represente con verdad, que dé orgullo ver y que dé, simplemente orgullo.

🏳️‍🌈🏳️‍🌈🏳️‍🌈🏳️‍🌈

EE. UU. 2022 - 1h 45


Entradas Recientes

Ver todo

Коментарі


bottom of page