Erin Brokovich, una mujer audaz

“Por primera vez en mi vida tengo el respeto de la gente. Por favor, no me pidas que lo deje,” Erin Brokovich.

En 1993 seiscientos demandantes ganaron el proceso contra una multinacional. La empresa había estado desechando de forma inadecuada material tóxico causando con ello múltiples padecimientos a los vecinos de la zona. Muchos de ellos murieron por esa causa. Muchos temían enfrentarse a una empresa poderosa. La diferencia la hizo una mujer, Erin Brokovich.



Steven Soderbergh presentó dos películas en 2000. Ambas le redituaron buenas críticas. La segunda (“Traffic”) fue estrenada claramente para contender en las premiaciones y le dio el Oscar como Mejor Director. La primera se consideró con tintes más comerciales y se estrenó durante el verano. Sin embargo, “Erin Brokovich, una mujer audaz” comenzó a llamar la atención y a ser considerada la primera película destacable del año. La solidez de la cinta la mantuvo presente durante todo el año; la Sociedad de Críticos de las Vegas la consideró lo mejor del año. Cuando las nominaciones al Oscar llegaron, fue considerada en cinco categorías: Mejor Película, Mejor Director (doble mención para Soderbergh), Mejor Guión Original, Mejor Actor de Reparto y Mejor Actriz. Aunque únicamente obtuvo esta última, por la que muy posiblemente sea la mejor actuación de Julia Roberts, “Erin Brokovich” sigue siendo uno de los filmes más destacables del año, y uno que sobrevive el paso del tiempo con dignidad.


“Erin Brokovich, una mujer audaz” podría parecer una película más. El hecho real sobre el cual está inspirada no es tan distinto al de otras películas. Al final es sobre David contra Goliath. Y es un thriller. Pero Soderbergh se las arregla para hacerla no sólo entretenida sino inteligente. El guion es ágil y equilibra la entrega de Brokovich, una madre soltera, en el caso, y las consecuencias que tiene para su vida personal. Brokovich tenía tres hijos pequeños, uno de ellos una bebé, y estaba desempleada hasta que prácticamente se autoempleo en el despacho de Ed Masry (Albert Finney). La película también evita caer en largas escenas sobre el juicio, en largos discursos aleccionadores, y en momentos manipuladores diseñados para sacar un par de lágrimas. Se agradece. Soderbergh entrega una película inteligente, divertida, cautivadora y por momentos conmovedora.


El director nacido en el cine independiente también saca provecho de las mejores habilidades cómicas y dramáticas de Julia Roberts. La actriz, quien ganó 20 millones de dólares por su participación y se convirtió en la mejor pagada, obtuvo con este trabajo la validación que estuvo buscando por años. Su trabajo es memorable y está acompañado por la impecable labor de Albert Finney. Para los observadores, los personajes reales aparecen en pequeños cameos.

Una mujer audaz es el calificativo que se le agrega en el título en español a la película. Erin Brokovich sin duda lo es. Pero más que audaz, intrépida o atrevida, Erin es inspiracional y una muestra de lo que un héroe verdaderamente es.

Erin Brokovich

EE.UU. 2000

Director: Steven Soderbergh.

Reparto: Julia Roberts, Albert Finney y Aaron Eckhart.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo