Embriagado de amor

Rutina y desesperación.... inusual.


Barry Eagan (Adam Sandler) es un callado hombre con un trabajo de oficina común y una vida sin mayores exabruptos. Su actividad y personalidad lo mantienen dentro de la categoría que ocupan aquellos que prácticamente pasan desapercibidos. La vida de Barry parece no tener grandes emociones a pesar de estar marcada por algunas peculiaridades como el hecho de ser el menor de siete hermanas y tener un carácter un tanto explosivo. Y cuando todo parece continuar sin ninguna variación en el rumbo aparece Lena Leonard (Emily Watson), una tímida mujer, que inmediatamente impacta y transforma a Barry.



“Embriagado de amor” es la tercera entrega del creador de “Magnolia” y “Boggie Nights”, Paul Thomas Anderson, quien en esta ocasión incursiona y experimenta con un género totalmente distinto. Esta vez el tono es mucho más relajado sin que esto implique dejar de lado la profundidad. Es precisamente esto uno de los dos puntos que sorprende del filme; el otro es la inclusión de Sandler como protagonista, y, sobre todo, su desempeño como actor. En “Embriagado de amor”, Sandler deja de lado los personajes bobos y las historias simplonas para adentrarse por primera (y casi única vez) en la piel de un personaje. Su trabajo deja un buen sabor de boca y da visos de una mayor capacidad actoral.


La cinta tuvo un buen recibimiento por parte de la crítica, la cual galardonó a Anderson como Mejor Director en el Festival de Cannes. El público desafortunadamente no le dio la mejor acogida, pues a pesar de ser en cierto modo una comedia romántica, se aleja de los clichés, los estereotipos y la superficialidad de la mayoría de éstas. Sólo de entrada basta con ver a la pareja romántica. Ni Sandler ni Watson son los actores típicos de estas historias, y la pareja que forman, aunque entrañable, está lejos del estándar.


“Embriagado de amor” es una sorpresa y una cinta recomendable para aquellos cansados del estilo de Hollywood. El filme es un poco lento, y a pesar de ser una comedia no incluye los gags tradicionales del género. “Embriagado de amor” es para aquellos que quiera entretenerse con una historia común que profundiza en lo extraordinario de lo anónimamente extraordinario.

Las sombras se mueven, así a escondidas, como si nada pasara... y que irónico resulta ver que es ahí donde más cosas suceden, donde más se puede descubrir.

Punch-Drunk Love

EE.UU. 2002

Director: Paul Thomas Anderson.

Reparto: Adam Sandler, Emily Watson, Philip Seymour Hoffman, Luis Guzman y Mary Lynn Rajskub.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada