top of page

"El silencio"

El problema es el silencio.

Una joven que va en bicicleta por la calle. El cuerpo de una mujer que cae frente a ella, sobre un auto. Luego el de un hombre. Sergio (Arón Piper) es condenado por ello. Las víctimas, sus padres. ¿Qué lo motivó? Doce años después es dejado en libertad condicional. Un equipo especial lo vigila para confirmar que no sea peligroso para la sociedad y con suerte descubrir el misterio.

Como premisa “El silencio” es provocador. Como realidad es soporífico. La serie española de seis episodios tiene un buen inicio y un desenlace intrigante que para cuando llega, ya no importa. Los problemas de “El silencio” están en el desarrollo de un guion al que seguro le aplicaron el mismo tratamiento pues de haberse hablado no se habría permitido que algo así viera la luz. No es que sea feo de ver, la fotografía y el diseño de arte son fríos y acordes. El guion es la cuestión.

Para empezar, está un principio que no se respeta: el silencio. Se supone que Sergio no ha hablado desde el evento, pero luego resulta que no es así. No habla mucho, pero habla. Arón Piper hace lo mejor que puede y es cierto que ya le hemos visto cara de pocos amigos en “Sayen” y “El desorden que dejas”. El look rudo le viene bien, pero es un actor de muchos más matices como demostró en “Élite”, la serie que lo lanzó al estrellato. “El silencio” lo desaprovecha.

Luego hay una serie de aspectos que no hacen sentido o no están del todo desarrollados. ¿Cómo es que lo dejan en libertad tras haber matado a sus padres, a dos personas? ¿Por qué la policía está dispuesta a invertir tanto en espiarlo? ¿Es tan importante? ¿Hacen lo mismo con todos los que liberan condicionalmente? Está también el hecho de que Sergio hereda el departamento donde suceden las muertes y una cantidad de dinero. ¿Esto es posible? ¿Se pueden heredar los bienes de a quién se mató? Ven el punto. Es un guion a conveniencia y la conveniencia no termina ahí.

“El silencio” entrelaza un par de historias secundarias. La más relevante es la de Ana Dussuel (Almudena Amor), responsable de la investigación y quién está ligada al pasado de Sergio. Está la de Martha (Cristina Kovani), quién conocía a Sergio cuando era adolescente y ha conservado esa relación, entre la admiración y lo platónico, poniendo con ello en riesgo su relación con Eneko (Manu Ríos), con quién planea irse a vivir. Luego también hay dos subtramas que parecen pensadas para “enriquecer” la trama: la red de corrupción a la que está ligado el líder del centro de readaptación en el que está Sergio y la influencia de una farmacéutica relacionada con los padres de Sergio. No son malas ideas, pero al final no termina de encajar, sumar o ayudar a decir algo más.

Una duración menor le hubiera venido mucho mejor a “El silencio”. Quizás como un thriller de hora y media o dos horas habría funcionado. Como miniserie falla y el tratamiento que mejor se le puede dar es ése, dejarla en silencio y no verla. Vaya, si se quiere ver algo “silencioso” hay muchos filmes mudos, de cualquier género, que son mil veces mejores (y duran menos).

📱1/2

España 2023 - 6 Episodios de alrededor de 1 hora


Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page