El sexto sentido

“I see death people,” Cole Sear.

Muerte, miedo y redención.

El Dr. Malcom Crowe (Bruce Willis), uno de los más respetados psiquiatras infantiles, enfrenta un trago amargo cuando uno de sus pacientes lo ataca para más tarde suicidarse. Un camino para superar el traumático incidente se presenta cuando el pequeño Cole Sear (Haley Joel Osment) llega a sus manos. El padecimiento es similar. El niño parece asustado todo el tiempo. Crowe está seguro de que sufre de esquizofrenia y está determinado a curarlo. Sear sólo quiere comprensión y ayuda para su singular estado: ve fantasmas, recibe peticiones de ellos y no sabe que hacer al respecto.



M. Night Shyamalan saltó al ojo público tras el éxito de esta historia que le dio también un nuevo respiro a la carrera de Willis. “El sexto sentido” se ubicó como una de las películas más exitosas tanto en taquilla como en críticas a finales del milenio pasado. La Academia la nominó en seis categorías, incluyendo las de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guion Original, aunque no le otorgó ninguno. La anécdota y el desarrollo de la historia siguen siendo recordados y han marcado una pauta que varios han imitado con distintos resultados (una opción recomendable, “Los otros” de Alejandro Amenábar en 2001). Sin embargo, Shyamalan no lograría un trabajo tan redondo en sus entregas posteriores: la decepcionante “El protegido” (2000) y las regulares, “Señales” (2002) y “La aldea” (2004, tocando fondo con “Después de la Terra” (2013) y recuperándose con “Fragmentado” (2016).


El acierto de “El sexto sentido” está en que lleva de la mano al espectador sin subestimarlo. El ritmo, calmado, pero constante.... dando sólo aquello que es necesario, ni un poquito más, ni un poquito menos. Sólo lo suficiente para plantar una nueva duda. Lo suficiente para permitir predecir lo siguiente y sorprender con un giro final totalmente inesperado. A ello ayuda el desempeño de los actores y, sobre todo, la expresión de miedo, confusión e ingenuidad que transmite de manera total Haley Joel Osment. El niño brinda una gran actuación haciendo verosímil aquello que parece imposible. El novel actor estuvo nominado al Oscar al igual que Collette, una de las mejores actrices de su generación. Willis está a la altura y no desmerece en ningún momento ante Osment, con quien por el contrario logra una buena mancuerna.


Este thriller psicológico que baila en los límites de lo sobrenatural abre la puerta a las posibilidades. Lo que entra se revela gota a gota y da algunas pautas para sorprender con el resultado final. En el transcurso no hay piel que quede sin erizarse, y al final queda la duda, la incertidumbre... ese pensamiento inquietante que molesta, pero no puede dejarse. Ése que hace pensar en que hay algo ahí... a un lado, detrás o tal vez delante. Ahí. Invisible pero presente. Ausente de forma y expectante a que despierte o se ignore “El sexto sentido”.

The Sixth Sense

EE.UU. 1999

Director: M. Night Shyamalan.

Reparto: Bruce Willis, Toni Collette, Haley Joel Osment.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo