El paciente inglés

“No puedes matarme. Hace años que morí,” Count Laszlo Almasy (Ralph Fiennes)

Amor, guerra, venganza, infidelidad y tragedia.

Durante la Segunda Guerra Mundial un hombre es encontrado por beduinos en el desierto y transportado a un monasterio en Italia. Su rostro ha sido presa del fuego y su memoria del olvido. Bajo los cuidados de Hana (Juliette Binoche), una enfermera, el misterioso paciente comienza a recordar por partes su historia. Así, su amor por Catherine (Kristine Scott Thomas), una mujer casada, toma forma hasta llevarlo a su trágico desenlace. Por su parte, Hana enfrenta sus propios demonios y explora su atracción por un experto en bombas. La tensión llega a su límite cuando aparece Caravaggio (Willem Dafoe), quien conoce al confundido convaleciente.



“El paciente inglés” es la afortunada adaptación de la novela homónima de Michael Ondaatje que obtuvo el Booker Prize en Gran Bretaña. La cinta tuvo buena respuesta por parte de la crítica y éxito en taquilla a pesar de los obstáculos que Minguella enfrentó para realizarla, entre ellos el rechazo de la 20th Century Fox a que incluyera a Scott Thomas como protagonista. Irónico resulta que ella obtuvo una de las once nominaciones al premio de la Academia que recibió la cinta y de las cuales obtuvo nueve, entre ellos Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actriz de Reparto para Binoche.


El filme es un romántico relato épico que saca provecho de una estructura que omite la linealidad e invita al espectador a armar las piezas al tiempo en que lo hace su protagonista; éste, el conde Laszlo Almasy fue un personaje real, aunque bastante alejando del que Ondaatje retrata en su novela y Minguella en la pantalla grande. El verdadero fue un piloto de la fuerza aérea alemana –no un fotógrafo- con tendencias homosexuales.


Los altibajos de la guerra y el amor como herramienta para sanar heridas del alma son los dos principales ejes de “El paciente inglés” donde las tragedias de sus protagonistas contrastan con la belleza del desierto. El botiquín utilizado en el monasterio incluye una bien administrada dosis de compasión que lleva a la confesión, aceptación y renovación tanto del paciente como de la enfermera.


Este trabajo le valió a Minguella la confianza de Miramax, estudio que, para su proyecto siguiente, “Regreso a Cold Mountain” (2002), le autorizó uno de sus más grandes presupuestos. Ésta comparte con “El paciente” el ser un hermoso relato de amor que a su vez desentraña el significado espiritual de aquellos misterios que hacen de la vida una asombrosa y trágica aventura que nunca deja de ser apetitosa.

The English Patient

EE.UU. 1996

Director: Anthony Minghella

Reparto: Kristine Scott Thomas, Juliette Binoche, Ralph Fiennes, Willem Dafoe, Naveen Andrews.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada