El hombre lobo

Universal intentó iniciar, por primera ocasión, la resurrección de los monstruos con “El hombre lobo”, una reinterpretación del filme clásico de 1941.



En la Inglaterra de 1981 una serie de muertes sangrientas han ocurrido. El culpable parece ser un animal o un desquiciado. Lawrence Talbot (Benicio del Toro), un actor, es llamado a regresar a Blackmoor por Gwen Conliffe (Emily Blunt), la prometida de su ahora difunto hermano, para esclarecer los hechos. A su retorno Lawrence se reencuentra con su padre, el misterioso e intimidante Sir John Talbot (Anthony Hokins), quien lo desterrara tras la rara muerte de su madre. Pero Lawrence no sólo se enfrenta a su pasado, el ahora considerado fuereño es presa de una maldición que lo convierte en licántropo y que lo pone en una delicada situación ante la inquisitiva mirada de Abberline (Hugo Weaving), un inspector de Scotland Yard, y el creciente afecto de Gwen.


Joe Johnston (“Cielo de octubre”, 1999), quien sustituye a Mark Romanek (“Retrato de una obsesión”, 2002), quien dejara el puesto por diferencias presupuestales, recrea un hombre lobo que si bien se beneficia de los avances de la tecnología no los utiliza para construir a su monstruo. El hombre lobo es obra en su mayoría del talento y experiencia de Rick Bauer, experto en el campo y ganador en el rubro de seis premios de la Academia, el primero de ellos por su labor en “Un lobo americano en Londres” (1982). “El hombre lobo” es un filme de terror a la mejor usanza de los clásicos. El interés está puesto en la batalla del hombre contra la bestia, siendo él mismo la bestia. Por ello, construye su relato, en gran medida, con lo que no muestra. La impecable dirección de arte, la banda sonora del ya legendario Danny Elfman, la cuidada edición y el pausado ritmo están puestos para hacer una película que impacte al espectador no por los litros de sangre que vierta sobre la pantalla ni por los saltos gratuitos en el asiento. El horror de “El hombre lobo” está en lo que muestra del ser humano… lamentablemente ello no conectó ni con público ni con crítica.


Benicio del Toro hace de Lawrence un hombre triste, preocupado, temeroso y condenado. La corporalidad, expresión e interpretación del puertorriqueño lo hacen adecuado para hacer de Lawrence un ser condenado desde su trágica infancia. Emily Blunt de nuevo demuestra que es una actriz sumamente capaz y que es una fuerza a observar. Anthony Hopkins brinda un buen balance a la mezcla, en especial, gracias al uso que sabe darle a su lado siniestro, y Hugo Weaving, con un personaje que ficcionaliza al agente que investigó los asesinatos de Jack “El destripador”, tiene una participación que abre la posibilidad de una nueva entrega.

Inicialmente “El hombre lobo” se estrenaría en 2007 pero distintas dificultades (elección de director, presupuesto, selección del elenco, Emily Blunt no pudo aceptar interpretar a la viuda negra en “Iron man 2”, 2010 por este proyecto, entre otros) hicieron que se atrasara, primero a febrero de 2009, después a noviembre y finalmente al 2010. La espera del aullido no valió la pena. No haay luna llena para el hombre lobo…

The Wolfman

EE.UU./Inglaterra 2010

Director: Joe Johnston.

Reparto: Benicio del Toro, Anthony Hopkins, Emily Blunt, Hugo Weaving.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo