El gran pez

A Carlos García Luna, por siempre amigo, compañero, padre y maestro.


“El hombre dice su historia tantas veces que se convierte en sus historias. Ellas viven después de él. Y de esa manera, se vuelve inmortal,” Will Bloom.

Fantasía, realidad, familia, reconciliación y paz.

Edward Bloom (Albert Finney) es un hombre de gran imaginación, cuyas increíbles historias han encantado por años a todos. Edward está convaleciente y lo único que le hace falta es materializar su relación con Will (Billy Cudrup), su único hijo, un joven y exitoso periodista, de quien precisamente esas historias lo han alejado. Will está atrapado en ese mundo soñado y siente que nunca tuvo oportunidad de conocer al hombre detrás del mito. Entonces, decide recorrer el trayecto que su padre emprendió a los 18 años (Ewan McGregor) para así, recolectar y reconstruir su vida. En el camino recordará relatos e irá de la segunda guerra mundial, al circo, pasando por una serie de peculiares personajes que incluyen una bruja, un hombre lobo y un gigante.



“El gran pez” es una adaptación de la novela homónima de Daniel Wallace que de la mano del excéntrico Tim Burton cobra vida y marca el inicio de una etapa más colorida en su trayectoria. La cinta se centra en la relación padre-hijo, situación estrechamente relacionada con la vida de Burton quien recién se había estrenado como papá.


La magia, el deleite y surrealismo que forman cada una de las piezas que integran la interesante vida de Edward cobran vida y adquieren credibilidad gracias a una fotografía impecable, y escenarios memorables, pero, sobre todo, gracias a un reparto redondo. Albert Finney roba cada una de las escenas donde aparece y atrapa como el padre incomprendido. McGregor encanta y da verosimilitud al joven Edward, mientras que Lange y Lohman completan una gran historia de amor. Crudup, por su parte, encarna la amargura e impotencia de la confusión.


Esta es una historia para sentir; una historia compuesta de historias donde cada una nutre la trama central e ilustra un aspecto. Una a una, plasman una pincelada de irrealidad y completan la imagen de la verdad. La veracidad deja de ser importante cuando no cambia la esencia. Aquí no se necesitan hechos para crear verdades. Sólo se necesita recordar. Recordar un poquito de esto y otro tanto de aquello. Recordar para revivir. Recordar para olvidar, para finalmente recordar para reconciliar el pasado con el presente y abrazar el futuro.

Big Fish

EE.UU. 2003

Director: Tim Burton.

Reparto: Albert Finney, Ewan McGregor, Billy Crudup, Helena Bonham-Carter, Jessica Lange y Alison Lohman.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo