El gabinete del doctor Caligari

“¡Debo saberlo todo. ¡Debo penetrar en el corazón de su secreto! ¡Debo convertirme en Caligari!” Dr. Caligari.

En su estreno en Nueva York, “El gabinete del doctor Caligari” causó respuestas encontradas. Varios asistentes abandonaron la función y pidieron el reembolso de su dinero. Otros presenciaron un relato tan obscuro como abstracto y, aunque lo desconocían, el inicio de una era. Hoy “El gabinete del doctor Caligari”, si bien poco conocida por el gran público, ocupa un lugar privilegiado en los anales de la historia del cine.



En la Alemania de la posguerra un joven es asesinado poco después de asistir a la feria. Las sospechas se dirigen a Cesare (Conrad Veidt), un sonámbulo, dormido desde su nacimiento hace 23 años, capaz de responder a cualquier pregunta. Caligari, dueño del show, clama la inocencia de su artista, pero la desaparición de Jane (Lil Dagover) despierta nuevas dudas. En la búsqueda de su prometida, Francis (Fredrich Feher) descubrirá qué hay detrás del acto de adivinación.

Para los estándares actuales, el horror que pretende generar “El gabinete del doctor Caligari” cae en la caricatura. Las actuaciones son exageradas y la trama, aunque creativa, por momentos decae en interés. Sin embargo, para la época resultaron innovadores y de gran influencia para el cine actual.


“El gabinete del doctor Caligari”, cuya historia surge de una anécdota del guionista Hanz Janowitz, quien ligara el asesinato de una niña en una feria con la presencia de un misterioso hombre ese día y en el funeral, resalta en inicio por su diseño expresionista. La cinta inicia en un jardín donde Francis refiere la historia a un amigo. De ahí el espectador es transportado a un escenario lúgubre, de puertas triangulares y ángulos obtusos. El lugar parece sacado de una pesadilla o la mente desequilibrada de un obseso. El cambio fue sugerido por Fritz Lanz, quien inicialmente dirigiría el proyecto, para contrastar espacios y ayudar al espectador a comprender el relato y penetrar en la psique de Caligari. Wiene atinadamente lo respetó.


Con música de fondo, textos en pantalla y sin diálogo se lleva a cabo “El gabinete del doctor Caligari”, considerado por muchos, si no el primero, uno de los primeros filmes de horror, pieza fundamental en el desarrollo del género y también influencia ineludible del film noir... quién diría que tanto se escondería en la inerme caja que con tanto recelo cuida el hombre de alborotados cabellos blancos y penetrante mirada.

Das Cabinet des Dr. Caligari

Alemania 1920

Director: Robert Wiene.

Reparto: Conrad Veidt, Werner Krauss, Friedrich Feher, Lil Dagover.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo