El efecto mariposa

“Sólo piensa que tu mente es como una película, puedes ponerla en pausa, regresarla o pasar lentamente sobre cualquier detalle que desees,” Dr. Redfield (Nathaniel Deveaux).

La teoría del caos sostiene que un pequeño evento puede tener desastrosas consecuencias. “El efecto mariposa” es un thriller psicológico con tintes fantásticos que se inspira en la teoría. El proyecto estuvo rondando varios estudios y pasó por las manos de distintos directores por años. Fue hasta que Ashton Kutcher se interesó en él que se le dio luz verde. Antes el protagónico le fue ofrecido a Josh Hartnett, Sean William Scott y Joshua Jackson. Con un presupuesto de trece millones de dólares, la cinta resultó sumamente redituable al recaudar más de cien millones en taquilla tan sólo en Estados Unidos. La buena aceptación llevó a la realización de dos secuelas.



Evan (Ashton Kutcher), un estudiante de psicología, corre por un pasillo vestido con una bata. Está en una institución para enfermos mentales. Se esconde debajo de un escritorio y comienza a leer. El hecho lo lleva varios años antes, a su infancia, cuando tenía siete. Ése es un momento decisivo en su vida. Varios sucesos que marcarían su vida y la de quienes lo rodean se verán afectadas. Es el año en que comenzó a dar muestras de tener el mismo padecimiento que llevó a su padre a un psiquiátrico, el momento en que inició la escritura de sus diarios, el año en que conoció a Kayleigh (Amy Smart), su eterno amor, a su hermano Tommy (William Lee Scoot), y al vecino Lenny (Elden Henson). Pronto Evan se da cuenta que al leer lo que escribió en sus diarios puede regresar al pasado y cambiar los eventos... aunque el resultado puede no ser el esperado.


“El efecto mariposa” es un filme bastante satisfactorio para un par de directores-guionistas debutantes y con un guión complejo. Establece claramente las reglas, genera suspenso e interés. El principal problema que enfrenta es un último giro que lleva al exceso el juego con el tiempo y las posibilidades, así como un par de huecos argumentales, pero dentro de todo, funciona. El nivel de las actuaciones es bastante bueno. El elenco debe hacer coherentes los cambios que sus personajes enfrentan. Amy Smart es quien tiene el mejor desempeño como una joven cuyos futuros posibles la llevan desde a ser una exitosa y popular universitaria hasta las drogas y la prostitución. La sorpresa la da Ashton Kutcher. Conocido principalmente por sus participaciones cómicas, Kutcher demuestra que posee un rango más amplio y que quizá, de proponérselo, pueda hacer cosas más interesantes que la tonta “¿Hey dónde está mi auto?” (2000).


Con un final inusual y no del todo comercial –uno de las cuatro opciones que barajaron los directores-, “El efecto mariposa” se hizo del premio de la Audiencia en el Festiva Internacional de Cine Fantástico de Bruselas y de una nominación al Premio Saturno como Mejor Película de Ciencia Ficción. El filme sin duda es un decoroso representante de ambos géneros, un entretenimiento adecuado y una agradable sorpresa... aunque no del todo una encarnación del efecto mariposa. El aleteo de esta palomilla sólo tiene consecuencias de limitado alcance.

The Butterfly Effect

EE.UU. 2004

Director: Eric Bress y J. Mackye Gruber.

Reparto: Ashton Kutcher, Amy Smart, Eric Soltz, William Lee Scott, Elden Henson, Logan Lerman.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada