top of page

"El Continental"

Continental. 1) De un continente o que tiene relación con una gran extensión de tierra. 2) Del conjunto de países que forman un continente o que tienen relación con él.

Es más y no es mejor.

"El Continental" es el hotel al que John Wick (Keanu Reeves) acude en Nueva York y que es un refugio seguro o tierra neutra para los asesinos. El de Nueva York es uno de varios alrededor del mundo. La serie, mejor dicho, miniserie, aunque bien podría ser una suerte de trilogía de películas pues cada episodios dura alrededor de hora y media, se centra en cómo Winston Scott (Colin Woodell en el personaje que Ian McShane ha hecho icónico) se convirtió en el administrador de El Continental.

El prólogo muestra a Winston con Frankie en un cuarto de interrogatorios. Son apenas unos niños y están ya en medio de un problema por tratar de congraciarse con Cormac O'Connor (Mel Gibson), el administrador de El Continental. Años después, los hermanos están separados y Frankie roba de Cormac una prensa de oro, desatando su ira. Winston, quién ahora vive en Europa donde le va bien, es traído de regreso para que dé con su hermano y lo ponga todo en orden. El engranaje, en realidad, iniciará una revolución en contra de Cormac.

A "El Continental" le iría mejor no siendo parte del Universo John Wick y del cuál es apenas la punta de lanza. 2024 verá llegar "Ballerina", una spin-off protagoniza por Ana de Armas, la quinta entrega, aunque no confirmada se rumora y hay otros siete proyectos en distintas etapas de desarrollo. La cuestión está en que, si no estuviera inserta como "un evento del mundo de John Wick" las expectativas y, por ende, el resultado, serían muy distintas.

Como drama criminal ubicado en una realidad alterna con ecos y conexiones con eventos como el ascenso de la mafia americana en los círculos de poder o el Descontento de Invierno funciona. No es especialmente innovadora, pero está bien contada, tiene buenos valores de producción y momentos llamativos. Como parte del Universo de John Wick desmerece.

Colin Woodell es buen actor, pero frente a la personalidad y el aplomo de Ian McShane desmerece. Es un gran problema de las precuelas el encontrar a actores que tengan la capacidad de canalizar la misma energía que sus antecesores. Ya le sucedió, por ejemplo, a Hannibal Lecter con Gaspard Ulliel en "Hannibal: El origen del mal" y donde no es cuestión del intérprete, es del casting y la dirección. Pocas han sido las veces afortunadas como con Emma Stone en "Cruella". Es cuestión de conservar aquello que hace fascinantes a los personajes y no de perderlo en aras de mostrar de dónde viene, ya tiene que estar ahí. Es un tanto parecido a lo que debe hacer una buena biopic en ese equilibrio entre humanizar al personaje y conservar su genialidad.

La culpa no es sólo de Woodell. La serie no encuentra su espacio en el Universo de John Wick fuera de su estética. El meollo del asunto está en entender verdaderamente quién es Winston y que, quizás, no es el héroe de acción que es John Wick y es que ahí está el detalle, no lo es y ello no implica que la serie no pueda o deba tener momentos de acción, pero el sostén de la serie no debiera estar entonces en ello. Hay otros tantos personajes como KD Silva (Mishel Preada), una detective que busca a los hermanos Scott; los hermanos Burton, Miles (Hubert Point-Du), un traficante de armas, y Lou (Jessica Allain), quién practica kung fu y se niega a usar armas, amén de pintorescos asesinos como los gemelos denominados Hansel y Gretel. El único personaje que deja con ganas de más y del que quizás hubiera sido interesante su serie o un filme es Charon, a cargo de Lance Reddick en la serie original, y aquí a manos de Ayomide Adegun. Es presentado como la mano derecha de Cormac, con un objetivo claro, traer de Nigeria a su padre, pero luego dándose cuenta de que en rescatarlo quizás lo condene a algo peor.

Ahora, con la salvedad del último capítulo, la acción no llega y tampoco el ritmo adecuado ni la vistosidad que se ha visto en John Wick. Sí, no es John Wick, pero si se anuncia como parte de, debiera ser más espectacular. A "El Continental" le falta personalidad propia. Es una historia de David contra Goliat; un drama familiar con tintes shakesperianos que se queda a medio camino entre el cine y las series, entre ser y no ser.

"El Continental" no es del todo "John Wick", no es mala, tampoco especialmente buena. Es y en tiempo actuales ser no es suficiente. Quizás sí "El Continental" entendiera lo que el propio Winston le dice a John Wick en "Parabellum" todo haría mayor sentido, "Si Vis Pacem, Para Mellum", "Si quieres paz, prepárate para la guerra".

📱📱📱

EE. UU. 2023 - 3 Episodios o Partes, cada una de alrededor de hora y media


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page