Dragón rojo

“Yo te llamaré si se me ocurre algo más, ¿podrías darme de preferencia el teléfono de tu casa?” Hannibal Lecter

Hannibal Lecter está de regreso.



Por tercera ocasión Anthony Hopkins interpreta al fascinante y peligroso, pero encantador caníbal que surgiera de la pluma de Thomas Harris. “Dragón rojo” cierra la trilogía original que viera su punto más afortunado con la primera entrega “El silencio de los inocentes” (1991); “Hannibal, la raíz del mal” (2007) es una innecesaria, poco original y menos afortunada precuela. Pero “Dragón rojo” es una buena forma de concluir y la segunda mejor de la serie. Aunque es la última en llegar es la primera en cuanto a cronología de los personajes refiere, y un remake de “Mahunter” (1996).


En esta ocasión Lecter ayuda al agente del FBI Will Graham (Edward Norton) a atrapar al “Hada de los dientes”, un asesino serial. Graham es el responsable de encarcelar a Lecter y está retirado. El caso despierta su interés y lo pone en un lado de las lealtades de Lecter, quien tiene relación tanto con él como con el asesino. Lecter se está divirtiendo.


Brett Ratner ocupa la dirección en esta ocasión y aunque sus credenciales (“Una pareja explosiva”, 1998, y “Hombre de familia”, 2000) poco podrían indicar su pertinencia para una tarea de este tipo, la realidad es que entrega un producto bastante sólido, inteligente y entretenido. El director acierta en su selección del equipo que lo acompaña. El guion es de Ted Tally y el diseño de producción de Kristin Zea, quienes previamente se desempeñaron en “El silencio de los inocentes”; la fotografía, en el mejor tono obscuro, frío e intrigante, de Dante Spinotti, responsable de la misma tarea en la versión original.


“Dragón rojo” se beneficia de un gran elenco que saca lo mejor de personajes ya de por sí interesantes. De Hopkins poco hay ya que decir. Es simplemente delicioso como Lecter. Y como anunció, ésta es su despedida del personaje. Edward Norton es convincente como el seguro, pero nervioso agente, pero es Ralph Fiennes, en un papel para el que fueron considerados Sean Penn y Nicolas Cage, quien le roba cámara al caníbal. Fiennes interpreta a Francis Dolarhyde, el “Hada de los dientes”. El hombre genera simpatía y lástima por sus conflictos. Es un ser atormentado. Un aparente cordero con corazón de dragón. Fiennes se transforma físicamente y muestra un amplio rango al interpretar a un hombre que ni siquiera puede verse a sí mismo. Dolarhyde es un villano memorable. El cuadro lo completan una excelente Emily Watson como la ciega enamorada del asesino, y los siempre cumplidores Phillip Seymour Hoffman como un pintoresco periodista y Harvey Keitel como el jefe del FBI.


Todo final tiene un principio. Para Lecter la máxima se cumple en todos los sentidos con este “Dragón rojo”. Y hablando de sentidos, hay que ponerlos alerta. El dragón rojo da los primeros aromas de una buena cena acompañada con un incomparable platillo de fresca carne... roja.

Red Dragon

EE.UU./Alemania 2002

Director: Brett Ratner.

Reparto: Anthony Hopkins, Ralph Fiennes, Edward Norton, Emily Watson, Philip Seymour Hoffman, Harvey Keitel y Mary-Louise Parker.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo