Crepúsculo: Luna nueva

Confirmada a un día del estreno de “Crepúsculo”, que en su primer fin de semana recaudó 69 millones de dólares recuperando los 37 que costó hacerla, “Luna nueva” continúa la historia de amor entre la introvertida Bella (Kristen Stewart) y el vampiro Edward (Robert Pattinson). “Luna nueva” también sigue los pasos de su antecesora en taquilla al romper todo récord y hacer 71 millones de dólares en su primer día en taquilla; la marca anterior la ostentaba “El caballero de la noche” (2008) con 67 millones.



El romance entre Bella y Edward sigue viento en popa hasta que un incidente la pone en peligro justo el día de su cumpleaños. Consciente de los riesgos que Bella corre a su lado, Edward decide dejarla para siempre. Bella, sumida en una profunda depresión, encuentra consuelo al lado de Jacob (Taylor Lautner), y descubre que fuertes dosis de adrenalina la acercan a Edward. Pero Jacob guarda un secreto, a causa de la presencia de los vampiros su gente se transforma para proteger a la comunidad en hombres-lobo. El hecho establece una barrera entre los amigos que lleva a Bella a cometer un acto arriesgado, que junto con el regreso de Victoria (Rachelle Lefevre) en busca de venganza, dan un vuelco a la historia. Edward cree que Bella ha muerto y se apresura a seguir el mismo camino a manos de los Volturi, un grupo elite de vampiros encargados de mantener el orden. Bella, ayudada por Alice (Ashley Greene), deberá salvarlo.


Chris Weitz sustituye a Catherine Hardwicke a causa de la apretada agenda que el estudio programó para el estreno de esta secuela. El incremento de presupuesto (50 millones de dólares) y los conocimientos sobre efectos especiales de Weitz ayudan a “Luna nueva”. Técnicamente es superior a su antecesora. En términos de historia, “Luna nueva” es floja. El primer acto es sumamente pesado, sobre dialogado (un par de frases inteligentes, el resto redundantes) y sobre musicalizado (con temas innecesarios, manipuladores y hasta estorbosos). La película toma buen ritmo una vez que el vampiro abandona a Bella. Parte del problema está en el disparejo nivel actoral. Kristen Stewart carga con el peso dramático de la trama. La actriz interpreta con convicción las distintas facetas por las que pasa su personaje, aunque el dolor que le provocan las pesadillas parece más fruto de un dolor de estómago. Sin embargo, Stewart recibe poca réplica de Pattison, con quien sin duda tiene química, pero quien maneja un muy limitado rango interpretativo. Taylor Lautner le da un buen balance al trío. Es un actor capaz y sumamente carismático; un digno rival para el chupa sangre. Ashley Green saca provecho del incremento en tiempo que tiene en pantalla, y las presencias de Michael Sheen, como Aro el líder de los Volturi, y Dakota Fanning, como la despiadada Jane, son una buena adición. El resto de los actores tienen poco que hacer y por momentos parecen casi accesorios.


“Luna nueva” deja satisfechos a los fanáticos. Las risas, comentarios, suspiros y gritos en las salas de exhibición no dan lugar a duda. A los no conocedores, “Luna nueva” les resultará difícil. La trama se vuelve por momentos confusa. Existen elementos poco explicados, como la incursión de Victoria, que sólo quedan claros para quienes vieron la entrega anterior o conocen las novelas. Sin embargo, la inclusión de citas del “Romeo y Julieta” de Shakespeare y la solución visual que Weitz le da a la ausencia del protagonista durante buena parte de la historia, son un par de toques de buen gusto que enriquecen el resultado final. “Luna nueva”, a diferencia de la adaptación de muchas otras franquicias, cumple; respeta el original y da vida al universo que los fanáticos han encumbrado a dimensiones que parecen emular las cualidades de sus pálidos protagonistas.

(The Twilight Saga: New Moon)

EE.UU. 2009

Director: Chris Weitz.

Reparto: Robert Pattinson, Kristen Stewart, Taylor Lautner, Michael Sheen, Dakota Fanning, Ashley Green, Rachelle Lefevre).

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada