Corre Lola corre

Un instante, unos segundos de más o de menos hacen la diferencia. Lola (Franka Potente) es una joven que ve su vida cambiar al recibir una llamada de Manni (Moritz Bleibtreu), su novio. Le dice que está a punto de asaltar un supermercado para conseguir los 100 mil francos que perdió por un descuido, pues de no hacerlo su vida corre peligro. Veinte minutos es el tiempo que le queda y el tiempo en que Lola promete alcanzarlo con la cantidad. Una frenética carrera en contra del tiempo inicia. Es la primera vez. Habrá una segunda. Y una tercera. La diferencia la marcará una mínima y aparentemente insignificante fracción del tiempo. Las consecuencias serán contrastantes.



Condimentada con música tecno, “Corre Lola corre” es una interesante propuesta de Tykwer (“Heaven”, 2002) que combina distintos recursos -como la caricatura- para presentar el vertiginoso e incesante viaje de su pintoresca protagonista. La cinta sale así de convencionalismos y narra lo que puede ser considerado como una anécdota y que sin embargo, ilustra a la perfección el efecto dominó. Una pequeña variación en una acción, una fracción de minuto, hacen la diferencia no sólo para quien la comete sino también para aquellos que intencionalmente o no se le crucen en el camino.


“Corre Lola corre” obtuvo entre otros premios, el Independent Spirit Award a la mejor película extranjera y el Premio del Público en el Festival de Cine de Cannes, además de representar a su país en los premios de la Academia. En ella el tiempo es un factor esencial. Lo que se hace con él, se quiera o no afectará el futuro. Así, “Corre Lola corre” es una cinta estimulante. Su ritmo no da mayor tiempo de respirar al espectador, quien no puede digerir todo aquello que se esconde en un relato aparentemente sencillo. Sólo el tiempo le permitirá dale su justo valor. Tal vez no. todo depende de lo que se haga con él.

Run Lola Run

Alemania 1999

Director: Tom Tykwer

Reparto: Franka Potente, Moritz Bleibtreu, Herbert Knaup, Nina Petri y Joachim Król.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada