"CODA: Señales del corazón" de Sian Heder

Nunca el silencio había sido tan expresivo.

"CODA: Señales del corazón" (sí es horrorosamente cursi el agregado que le pusieron en español al título) tiene una premisa que suena a otras tantas películas: Ruby (Emilia Jones) debe decidir entre dos alternativas, quedarse con su familia, en la que es la única que escucha y habla, o seguir su sueño e ir a la universidad para estudiar canto. Lo cierto es es que "CODA" supera cualquier lugar común con dos elementos clave, corazón y verdad.

La película es una adaptación de "La familia Bélier", filme francés de 2014, sólo que a diferencia de tantas otras, ésta tiene identidad propia y no desmerece un ápice ante la original. El CODA del título original refiere a "Child of deaf adult" (hijo de un adulto sordo) y engloba en gran medida una posición que es una carga y un privilegio para Ruby, como puente entre su familia y el mundo.

Emilia Jones hace una gran labor, expresando los miedos y anhelos de Ruby y encontrando su propia voz. La actriz canta en la cinta y no sólo eso, lo hace mientras expresa en lenguaje de señas lo que va diciendo en uno de los momentos más emotivos. Es acompañada por tres actores que efectivamente son sordos y quiénes construyen a su alrededor un sentido de familia que se siente muy real. Marlee Matlin, la actriz más joven en haber ganado un Oscar y la única sorda (por "Te amaré en silencio", su filme debut), tiene grandes momentos, expresando el temor de que su hija se enfrente al mundo y también compartiéndole el miedo de que al nacer resultara no ser sorda y ello las separa. Troy Kotsur es entrañable, uno quiere abrazarlo cuando ve el amor que tiene por su hija, y, por otra parte, no puede dejar de reír con lo expresivo que es (y créanme es muy expresivo, demasiado, no entraré en detalles, sólo digamos que como muestra está una visita al médico para hablar de un padecimiento un tanto íntimo y los consejos sexuales a su hija). Daniel Durant, el hermano, es fantástico en su equilibro de rudeza, como pescador, y vulnerabilidad, buscando hacerse escuchar también por sus padres y mostrarles que es mucho más capaz de lo que creen. Y bueno, Eugenio Derbez cumple como Mr. V, el maestro de canto que hace una diferencia en la vida de Ruby.

"CODA" se separa de otros filmes similares porque más allá de ser una coming of age story, habla del difícil y doloroso proceso que es volverse autónomo sin dejar de ser parte del origen, de la familia; habla de encontrar, literal y metafóricamente, la voz, de salir del nido; habla de inclusión y de incapacidad, no de aquellos a quiénes usualmente denominamos de dicha manera, sino de aquellos que no pueden ver que lo distinto es simplemente eso, diferente, no más ni menos. Lo hace sin ser condescendiente o melodramática, pero sí contundente como lo indica una de sus frases en la que simplemente se dice "no somos incapaces" y no lo son.

Hay mucho que celebrar y valorar en "CODA". Principalmente, el hecho de que permite ver y oír de manera diferente. Mi momento favorito y no es un spoiler, es cuando Ruby canta, con sus padres entre el público y de repente el sonido desaparece, escuchamos como ellos, a través de las reacciones de otros y esa revelación, ese ver o escuchar el silencio, es tanto o más hermoso que cualquier melodía. Es un lenguaje universal al que no le prestamos atención, es el poder que tiene el arte para descubrir algo nuevo en lo que ya conocíamos.

🎬🎬🎬🎬

"CODA"

EE.UU. 2021 - 1h 51m



28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo