Chaplin

“Nada como ello… el tacto del filme.” Chaplin

Inmortalidad es lo que alcanzó, a base de arduo trabajo, Charles Spencer Chaplin a través del cine. Con un legado de cortos y largometrajes, casi en su totalidad mudos y en blanco y negro, el guionista, director, productor, compositor y editor demostró la expresividad y posibilidades del séptimo arte. Conocer los misterios del hombre, detrás del expresivo y ocurrente vagabundo de recortado bigote, simpático caminar e inseparable bombín, es la difícil tarea a la que se da Richard Attenborough en “Chaplin”.



El relato inicia de voz de Chaplin (Robert Downey Jr.) quien responde a las interrogante que un escritor, George Hayden (Anthony Hopkins en el único personaje ficticio), le hace para llenarlos huecos de su autobiografía. Así aparece desde un pequeño Charles que salta al escenario para ayudar a su madre (Geraldine Chaplin interpretando a su propia abuela) pasando por el adolescente que se ve obligado a internarla ante su inestabilidad mental (psicosis), al tiempo que vive el primer amor y se embarca en la aventura de incursionar en el espectáculo en América. El resto es historia y se ciñe entre episodios públicos que incluyen su relación con figuras como Douglas Fairbanks (Kevin Kline), Edna Purviance (Penelope Ann Miller) y Paulette Goddard (Diane Lane) y aquellos privados (como sus varios matrimonios con sus mucho más jóvenes coestrellas) que tanta atención ocasionaron en J. Edgar Hoover (Kevin Dunn), director del FBI.


Estrenada durante el quinceavo aniversario luctuoso del cineasta, “Chaplin” intenta humanizar al genio y lo consigue en cierto grado. El guion, basado en “My Autobiography” del propio Chaplin y “Chaplin: His life and Art” del crítico David Robinson, recorre los episodios más importantes, aunque se esfuerza demasiado en tratar de encontrar en cada aspecto de su vida una fuente de inspiración que el espectador podrá unir al verlo reflejado en alguna de sus obras. Uno de los grandes aciertos está en la selección de Robert Downey Jr., sobre Jim Carrey, como Chaplin. El actor captura el espíritu del mimo incluso cuando está caracterizado. El escenario está dado por una cuidada producción acompañada por un buen reparto. Justamente la Academia la reconoció por dichos méritos al nominarla por Mejor Dirección de Arte y Mejor Banda Sonora, amén de hacer lo propio con Downey Jr., a quien los Bafta sí reconocieron como el mejor de su rubro.

Cuando el propio Chaplin escribió sus memorias dejó mucho a la imaginación, apenas si le quitó maquillaje al personaje. “Chaplin” hace un poco más y con ello brinda aún más brillo a un ser humano de grandes complejidades e iguales talentos sobre el cual simplemente se confirma, en sus propias palabras: “Si quieres entenderme, ve mis películas.”


EE.UU./Francia/Japón/Italia 1992


Director: Richard Attenborough.

Reparto: Robert Downey Jr., Geraldine Chaplin, Anthony Hopkins, Dan Aykroid, Kevin Kline, Penelope Ann Miller, Moira Kelly, Milla Jovovich, Diane Lane, Kevin Dunn.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo