Capote

“Desde que era un niño, la gente piensa que me tiene catalogado, por la manera en que soy, por la manera en que camino. Y siempre se equivocan.” Truman Capote


Crimen, obsesión y pasión.

Noviembre 16, 1959. Una familia ha sido brutalmente asesinada en Kansas. La noticia es divulgada por los medios y el azoro propagado en la sociedad. Un escritor, Truman Capote (Philip Seymour Hoffman), se entera del hecho y encuentra algo especial en él. En principio, quiere profundizar en el impacto del acontecimiento en el tranquilo poblado, donde los Clutter representaban la familia modelo. Para ello convence a la revista The New Yorker de la trascendencia de la historia, y con su apoyo comienza la investigación. Truman inicia una travesía en la cual abre puertas para conocer los distintos aspectos de esta tragedia. Entre puerta y puerta, toca a la de Perry Smith (Clifton Collins Jr.), uno de los asesinos. Y es entonces cuando se da cuenta de las dimensiones que puede tomar su trabajo. No está dispuesto a dejar que todo termine rápidamente. Necesita tiempo para investigar y hará lo necesario para ello, aunque implique construir falsar esperanzas y manipular. Pero esa puerta abre una interior. Una que no podrá cerrar. Una de consecuencias inmisericordes.


“Capote” es una de las películas más sobresalientes de 2005. Basada en la novela homónima de Gerald Clarke, se centra en el proceso que el excéntrico escritor siguió para construir su famosa obra “A sangre fría”, título que se convirtió en un hito de la literatura y en especial del género de la novela de no-ficción. En ese sentido, esta es una historia doble. Por un lado, se descubre lo que sucedió a los Clutter y, por otro, la manera en como sale a la luz y da forma a un libro. Es la segunda la que se coloca en el centro al reflejar los recovecos del delincuente en el escritor. Es una cuestión de ética y límites… donde el fin es lo más importante. Después de todo, el mismo Capote refiere “es como si Perry y yo hubiéramos crecido en la misma casa. Y un día él saliera por la puerta de atrás y yo por la de adelante.”


Además de contar con un guion redondo, y una muy buena ejecución de Miller en ésta, su opera prima, tiene a su favor una destacada actuación de Philip Seymour Hoffman. El actor se transforma físicamente para encarnar al singular escritor. Es un cambio de adentro hacia fuera que se expresa a través de una voz chillona, unos cuantos manierismos y sobretodo una actitud hacia la vida. Siempre en la justa medida. Siempre alejado de la caricatura. Este Capote es de carne y hueso. Es un ser con sentimientos y una ambición. Un ser que se enamora de otro, pero cuyo amor a sí mismo, el éxito y la trascendencia es mayor. Un ser de gran inteligencia y grandes heridas. Y todo esto es encarnado sin cortapisas y con maestría por Hoffman. La Academia, los Globos de Oro y muchas otras asociaciones lo reconocieron como el Mejor Actor del año. La película fue también considerada al Oscar como Mejor Película, Mejor Guion Adaptado y Mejor Director, sin olvidar una nominación a Keener como Mejor Actriz de Reparto por su interpretación de Harper Lee, amiga de Capote y autora de la novela ganadora del Pullitzer “Matar a un Ruiseñor”.

Hay películas que hacen reír. Otras buscan arrancar un par de lágrimas. “Capote” arranca un par de carcajadas, pero no es una comedia. Ésta es uno de esos raros casos donde el espectador es sacudido por un torbellino invisible. No hay manipulación ni trucos. La historia es transparente y cruda. Muestra lo que hay sin grandilocuencia. Pero es lo que pasa debajo de la piel lo que trastorna. Es una historia de límites, decisiones y repercusiones. “A sangre fría” es la novela que encumbró a Capote como escritor y la obra que lo condenó como ser humano. Nunca volvió a terminar otro libro y sólo terminó con su vida por una sobredosis. Son las acciones, los límites y las puertas que se abren consciente o inconscientemente las que determinan el rumbo que hay que seguir... y lo hacen a sangre fría.

Canadá/EE. UU. 2005

Director: Bennett Miller.

Reparto: Philip Seymour Hoffman, Catherine Keener, Clifton Collins Jr., Chris Cooper y Bruce Greenwood.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada