Cómo entrenar a tu dragón

“Todo lo que sabemos sobre ellos (los dragones) está mal,” Hipo.

Basada en la segunda de diez novelas infantiles sobre dragones escritas por Crecida Cowel, “Cómo entrenar a tu dragón” es un avance en narrativa y estética para los estudios Dreamworks, y sin duda un paso adelante de su regular estreno del año pasado “Monstruos vs. Aliens” (2009). En esa ocasión sí se hicieron de un lugar en la ceremonia del Oscar en la categoría de Mejor Película Animada, e incluso, de una segunda por Mejor Música.


El héroe de “Cómo entrenar a tu dragón” es Hipo, un casi adolescente vikingo que vive en Berk, un pueblo ubicado en una zona rocosa rodeada por el mar y constantemente atacada por dragones, por eso precisamente, aunque la aldea es vieja todas las casas son nuevas. Las condiciones y la costumbre indican que Hipo debe prepararse, a pesar de su torpeza y constante propensión a utilizar sus propios métodos, para cazar dragones. La idea le entusiasma hasta que en un momento de suerte termina derribando a un espécimen de la poco conocida especie Furia Nocturna. En principio Hipo planea a acabar con el dragón pero, pronto se da cuenta que no puede hacerlo y establece una singular amistad que lo lleva a descubrir que han vivido equivocados entorno a ellos y que, detrás de su conducta, se esconde un problema de mayores dimensiones.


A pesar de que desarrolla poco a sus personajes, con la excepción del protagonista, “Cómo entrenar a tu dragón” es brillante en la manera en que equilibra las distintas líneas de la historia (la relación de Hipo con su padre, su amistad con Chimuelo, el Furia Nocturna que derriba, el rompimiento de las tradiciones, el valor de la creatividad y la autenticidad, y la incomunicación entre generaciones) con las secuencias de acción, que, además, consiguen la difícil tarea de animar agua y fuego al tiempo que hacen uso de un manejo de cámaras más usual en filmes con actores (se sigue el movimiento de los dragones al vuelo, por ejemplo). El ritmo es constante y mantiene la atención en gran medida gracias a su peculiar pero carismático protagonista (voz de Eleazar Gómez en la versión doblada al español) y su amigo, un dragón que en lugar de responder a la descripción del libro (verde y de alas rojas), recuerda al Stich de Disney (“Lilo y Sitich”, 2002; dirigida también por Chris Sanders).


Lo que diferencia y supera cualquier cliché o tono moralista en una animación es el que tenga corazón. “Cómo entrenar a tu dragón” lo tiene. Es inteligente, entretenida y sensible. Un espectáculo de buenos vuelos y llama constante, como los dragones.

How to Train Your Dragon

EE.UU. 2010

Director: Dean DeBlois y Chris Sanders.

Reparto: Jay Baruchel, Gerard Butler, Craig Ferguson, America Ferrara, Jonah Hill.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo