Boggie Nights

Cuerpos, fama, sexo y exceso.

Es 1977 en Los Ángeles cuando la vida del joven y precoz Eddie Adams (Mark Wahlberg) da un giro de 180 grados. Adams conoce a Jack Horner (Burt Reynolds), un productor de filmes para adultos, quien tras escuchar rumores sobre los atributos del lavaplatos lo invita a su próxima cinta. El nuevo talento se transforma en Dirk Diggler y rápidamente asciende a la cima de la fama. En su camino se topa con: Rollergirl (Hetaher Graham) una chica que dejó la escuela para convertirse en estrella porno, Amber Waves (Jualianne Moore) una veterana del negocio a quien no le es permitido ver a su hijo, Little Bill (William H. Macy) un técnico engañado en público por su esposa y Buck Swope (Don Cheadle) un actor que intenta quitarse el estigma que significa trabajar para la industria. Aun así, todo parece ir bien para Diggler hasta que la fama lo ahoga y descontrola, para más tarde, enfrentarlo con la decadencia del género tras la llegada del video.



Estrenada en el Festival de Toronto, “Boogie Nights” tiene su origen en un corto realizado por Anderson en su adolescencia y llamado “The Dirk Diggler Story”. El personaje principal está inspirado en el actor porno John Holmes y estaba destinado para Leonardo DiCaprio quien dejó el proyecto para protagonizar “Titanic”. Los que si aparecen haciendo cameos son varios actores de la industria porno como Nina Hartley, Tony Tedeschi y Lexi Leigh.


“Boogie Nights” es una interesante puesta que llega a las entrañas de la industria que tanto escandaliza como fascina a las masas. Una industria prohibida donde el glamour, la pasión y perfección reflejadas en pantalla no son más que la némesis de lo que sucede. Una industria que no se aleja mucho de lo que pasa en Hollywood con quien comparte los mismos ingredientes: fama, envidia, sexo, talento, avaricia, orgullo y dinero.


La cinta va más allá de mostrar cuerpos desnudos y estereotipos. El guion, escrito por Anderson, se centra en las cualidades de las personas y muestra sus anhelos, alegrías y sin sabores. La fotografía presentada se transforma en realidad al contar con un excelente trabajo de ambientación y un reparto perfectamente acoplado. En “Boogie Nights” los cuerpos desnudos, el contacto entre ellos y la sensación de placer no son más que una simulación para un producto. Un producto que para algunos incluso tenía pretensiones de arte.


Al desnudo aparecen las virtudes y se exacerban los defectos. Todo es brillo y apariencia. Todo es placer y perfección. Todo es un engaño.

EE. UU. 1997

Director: Paul Thomas Anderson.

Reparto: Mark Wahlberg, Burt Reynolds, Heather Graham, Julianne Moore, Don Cheadle y William H. Macy.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo