Bella

Aunque “Bella” es un filme que le hace honor a su nombre, la ganadora del Premio de la Audiencia del Festival de Toronto no está al nivel de previas ganadoras como “Belleza americana” (1999), “El tigre y el dragón” (2000), “Amelie” (2001), “La leyenda de las ballenas” (2002) y “Tsotsi” (2005).



En “Bella”, José (Eduardo Verástegui), quien trabaja como chef en un restaurante, sale tras de Nina (Tammy Blanchard) luego de que su hermano, el dueño, la despidiera. A punto de abordar el metro, José la alcanza para descubrir que Nina está embarazada. Preocupado, decide acompañarla. Entonces, comienza un largo paseo que los lleva a Long Island, donde vive la familia de José, y donde, luego de la fuerte conexión que se ha ido construyendo a lo largo del día, José le cuenta su propia historia, incluida la tragedia que descarriló su prometedor futuro en el mundo del fútbol.


En su primer largometraje como director, Alejandro Gómez Monteverde, también coguionista, presenta un sencillo relato que se centra en la importancia de la vida, la familia y la pasión (por algo) como motores. El tratamiento quizá no sea el más profundo pero tampoco es ingenuo o simplista. La historia es sobre personajes interesante que hablan de temas importantes. El ritmo es constante y mesurado, en línea con el tono de la historia y semejante a un oleaje tranquilo. La fotografía resalta el colorido de Nueva York, alejándola de la gama de colores otoñales con los que regularmente se le asocia. El Nueva York de “Bella” es alegre porque rescata el espíritu latino.


Eduardo Verástegui es una sorpresa. Conocido por su intervención en las telenovelas mexicanas, Verástegui ha decidido darle un giro a su carrera. Como José demuestra que, además de ser poseedor de una agradable presencia y un muy agraciado físico (ocultos gran parte de la historia tras una larga melena e igual barba), es un actor con soltura, carisma y un buen registro histriónico. En los Premios MovieGuide recibió el reconocimiento Grace por la Actuación Más Inspiradora mientras que el Premio Alma le otorgó la distinción por Actuación Destacada de un Latino. Por su parte, Tammy Blanchard le da buen balance a la historia como Nina, una mujer solitaria y confundida.


El mérito de “Bella” está en el optimismo esperanzador que retrata. Es un filme para sentirse bien, para recuperar la fe y revalorar a la familia y las oportunidades. Lo bello de “Bella” está en su esencia donde residen el potencial para crecer y cambiar, y la capacidad para enmendar los errores. “Bella” cree en el ser humano y lo demuestra.


EE.UU./México 2006


Director: Alejandro Gómez Monteverde.

Reparto: Eduardo Verástegui, Tammy Blanchard, Angélica Aragón, Manny Pérez.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo