Azul Profundo

Competencia, amor, amistad, mar y entrega

Jaques Mayol (Jean-Marc Barr) y Enzo Molinari (Jean Reno) son dos amigos que compiten desde la infancia para demostrar quién puede llegar a sumergirse a una mayor profundidad en el mar. A esta situación se agrega la presencia de Johan (Rosanna Arquete), una atractiva mujer, quien entabla una relación con Mayol y deberá a su vez competir con el mar, por el amor y la atención del buzo.



“Azul profundo” es uno de esos trabajos destinados a la incomprensión y el culto. Luc Besson se sumerge en territorios distintos luego de realizar la inolvidable “Femme Nikita”, más cercana a sus trabajos más populares como entre los cuales se incluyen “El transportador” y su secuela. “Azul profundo” es un melodrama que destaca por su maravillosa fotografía que saca provecho de paisajes inolvidables de Sicilia, Italia, Perú y Nueva York, y que además cuenta con una gran banda sonora. La historia puede parecer un tanto lejana e incluso irreal para algunos, pero todos aquellos que hayan competido por algo y que se precien de tener claros sus objetivos, sólo deben tener un poco de paciencia; este filme les dará una agridulce lección sobre los alcances de la entrega.


Ganadora de dos premios César (Mejor Sonido y Música Original), el equivalente francés del Oscar, y nominada en otras siete categorías incluyendo Mejor Película y Director, “Azul profundo” es una opción distinta. Y aun así, una opción con un cierto nivel comercial que incluye en su reparto a una actriz de Hollywood (Arquete) y pone de nuevo en realce a Jean Reno (“Los ríos de color púrpura”, 2001). Una opción que, entre competencia y competencia, entre arrumacos y discusiones, deja al descubierto un ser que ha comenzado a sentir que su mundo no es más aquél en el que se ha desarrollado, sino aquél que le fascina, intriga y reta a pesar de sus limitaciones físicas.


Lo profundo, lo azul de esta aventura es englobado por esa otra realidad, ese otro mundo que desde siempre ha cautivado al ser humano. Las profundidades parecen tan distintas, tan distantes del paisaje urbano... del tráfico, las luces y la contaminación. Allá abajo todo parece más tranquilo, más equilibrado. El paisaje marino parece un eterno hechizo cuya magia atrapa y conlleva a una compleja decisión, con tal de regresar al origen y encontrar una familia, pero sobre todo un lugar en el universo.

Le grande bleu

Inglaterra y EE.UU. 1988

Director: Luc Besson.

Reparto: Jean Reno, Jean-Marc Barr, Rosanna Arquete, Griffin Dunne.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo