Antwone Fisher, el triunfo del espíritu

“No me importa lo que trates de hacer, ¡no puedes destruirme! ¡Sigo de pie! ¡Aún soy fuerte! Y siempre lo seré.” Antwone Fisher

Ira, dolor y redención.

Antwone Fisher (Derek Luke) es un joven marinero con sus días de servicio contados a causa de su explosivo temperamento. Como último recurso es enviado a una serie de sesiones con el psiquiatra Jerome Davenport (Denzel Washington). Después de un par de ellas y un tanto de resistencia, Antwon navega a través de los recuerdos de su niñez en Cleveland: orfandad, una familia adoptiva, golpes, abuso y discriminación. El enfrentamiento y la aceptación de su pasado no resulta tarea sencilla para Antwon quien en el transcurso no sólo encuentra un mejor equilibrio para su vida, sino también un padre en Davenport y el coraje para entablar una relación con Cerril (Joy Briant).



“Antwone Fisher” marca el debut de Fisher como guionista y Washington como director. La historia recuenta la vida del primero y se coloca a la altura de trabajos similares como “Mente indomable” (1997) y “Descubriendo a Forrester” (2000), ambas de Gus Van Saint. El buen trabajo de Washington le valió un par de Independent Spirit Awards y el reconocimiento de los Black Reel Awards, entre otros premios.


El filme destaca, a pesar de ciertos momentos predecibles, por contar con un guion que retrata de manera efectiva aquellos momentos que hicieron de Fisher una persona violenta. No hay dramatismo innecesario, exceso de sentimentalismo, ni un final milagroso. Fisher es un mejor hombre después de la terapia, pero no está curado por completo. Es ese toque el que hace verosímil la trama y permite que toque las fibras más sensibles del espectador. Del mismo modo, destacan la dirección de Washington y las actuaciones del reparto –sin grandes nombres salvo por el del director-. Derek Luke es un verdadero descubrimiento, brilla como actor al hacer tridimensional su interpretación de un personaje por demás complejo.


Después de convencerse de que no valía ni era nada, el viaje de Antwone Fisher es a dónde están los verdaderos demonios, su interior. Ahí rescata la poca esperanza que le quedaba para poder redimirse. En el ir y venir lleva a otros por el mismo sendero... y logra, por cursi y trillado que suene, un triunfo real cuyo resultado no es otra ficción sino la puesta en escena de una vida, y el triunfo del espíritu.

Antwone Fisher

EE.UU. 2002

Director: Denzel Washington.

Reparto: Derek Luke, Denzel Washington, Cary Hodges, Malcolm David Kelley y Salli Richardson.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo