Amar a morir

Romance, aventura, acción y narcotráfico.

“Amar a morir” es una apuesta entretenida e interesante. Aunque no escapa a algunos lugares comunes y estereotipos tiene el buen tino de sacarles provecho y, sobre todo, de sorprender con su final. Es cumplidora. Todo lo que promete lo entrega.



José María de Tavira (el director de orquesta de “Arráncame la vida”, 2008) obtiene su primer protagónico como Alejandro Vizcaíno, hijo de un prominente banquero. La noche del anuncio de su compromiso matrimonial, Alejandro comente un acto de rebeldía y bajo el influjo de las drogas y el alcohol le quita por accidente la vida a un adolescente. La situación lo orilla a abandonar la ciudad y el destino lo lleva a un pueblito del pacífico donde su vida cambiará por completo.

Fernando Lebrija tiene un afortunado debut con esta película de la cual además es responsable del guion y uno de los productores. Su trabajo resulta interesante en varios niveles. Por un lado, es un vehículo comercial pensado para atraer y complacer a varios sectores. A las mujeres les llamará la atención la historia de amor, a los hombres las secuencias de acción, y al público más exigente el retrato que intenta hacer de las élites de poder en México. Ése es su otro atractivo. “Amar a morir” es una sutil crítica a los vínculos que existen entre el gobierno, las instituciones bancarias y el narcotráfico. Si bien, quizás, haya más de una imprecisión a ese respecto, también es de agradecerse que la película no caiga en el retrato obscuro y deprimente que muchas otras cintas han buscado perpetrar como el único ángulo digno de representar del México actual.


Sobre todo, “Amar a morir” busca contar el viaje interno, el crecimiento, de un personaje: Alejandro. José María de Tavira está a la altura de la encomienda. Su presencia es agradable en pantalla y su registro actoral muestra una clara evolución. De Tavira es una fuerza que hay que vigilar y que podría dará mucho de qué hablar en un futuro. La inclusión de la colombiana Martina García como su interés romántico le brinda un toque de frescura y refresca la pantalla con un rostro nuevo. Por su parte, Alberto Estrella es ya sinónimo de calidad. La fotografía y los escenarios naturales de Michoacán redondean el encanto.


Ganadora del premio como Mejor Película de Habla Hispana en el Festival Internacional de Santa Bárbara, “Amar a morir” es un filme recomendable. Mantendrá a los espectadores atentos e interesados, y los dejará fríos, renuentes a dejar la sala, incrédulos ante el desenlace de los hechos, cuando los primeros créditos comiencen a aparecer en pantalla. El futuro no recordará del todo a la película por su trascendencia para el cine mexicano, pero sí como el vehículo que despliega el talento de un nuevo director y sus protagonistas. En el futuro cercano quizás muestre una nueva forma de comercializar el cine. En el inmediato no dejará indiferente a quienes la vean, y eso es ya algo por lo cual se debe estar agradecido. Mientras tanto no está demás reflexionar si se está dispuesto a amar a morir…

México/Colombia 2009

Director: Fernando Lebrija.

Reparto: José María de Tavira, Alberto Estrella, Martina García, Raúl Méndez, Luis Roberto Guzmán.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada