Al otro lado del mundo

“Como si una mujer amara a un hombre por su virtud,” Kitty Fane.

“Al otro lado del mundo” representa la tercera ocasión en que la novela “El velo pintado” de W. Somerset Maugham es adaptada a la pantalla grande. El proyecto fue largamente acariciado por Edward Norton quien además de protagonizar y producir, personalmente reclutó a Naomi Watts para el rol principal (originalmente se había pensado en su amiga la también australiana Nicole Kidman). Por su parte, John Curran elabora un detallado relato que recuerda a las clásicas historias de amor.



En el Londres de los 1920, Kitty (Naomi Watts) acepta la primer propuesta de matrimonio que recibe. El hombre en cuestión no le desagrada pero tampoco le encanta. Se trata de Walter Fane (Edward Norton) un impávido bacteriólogo que pronto debe viajar a Shangai; Kitty lo acompaña. Obsesivo en su trabajo, Walter le pone poca atención a su esposa quien en un intento por terminar con el tedio se involucra con el vicecónsul, Charlie Townsend (Liev Schreiber). Cuando Walter descubre la infidelidad. una cruel y calculadora venganza da inicio.


Lo disfrutable de “Al otro lado del mundo” es la forma en como la historia se va desarrollando. El guion construye con sutileza y precisión la tensión entre los personajes principales, quienes generan el entramado que va creciendo en intensidad y que desemboca en el final. Los descansos los proveen los momentos cómicos de Diana Rigg como la madre superiora y Toby Jones, un adicto al opio. El guión, reconocido por el National Board Review como Mejor Guión Adaptado, no ignora el contexto social y la producción saca provecho de las locaciones en la provincia de Guangxi, China. La belleza de los paisajes es retratada de tal forma que cada imagen parece una postal y recuerda a los clásicos de Hollywood. La música de Alexandre Desplat le da un acompañamiento tan certero como poderoso. Los Globos de Oro, los World Soundtrack Awards y la Asociación de Críticos de Los Ángeles, la reconocieron como la Mejor Banda Sonora.


Pero la belleza de “Al otro lado del mundo” no recae en las imágenes. El verdadero banquete está en las interpretaciones de Norton y Watts, quienes llenan de humanidad, afecto y vulnerabilidad a sus conflictuados, y en muchas ocasiones, poco agradables personajes. Están tan llenos de defectos y son tan palpables que es imposible evitar sentir interés por ellos. Es en gran medida una tragedia griega donde son las pasiones el principal obstáculo a vencer. Edward Norton obtuvo por este papel y su labor en “El ilusionista” (2006) y “Un extraño amante” un reconocimiento especial de la Sociedad de Críticos de San Diego por el conjunto de su obra.


El romanticismo y el poder de la literatura clásica no son cosa de otro mundo. “Al otro lado del mundo” demuestra que están vigentes y que con las pinceladas indicadas pueden dar forma tanto a una obra entretenida como interesante y hermosa. Es algo que simplemente supera cualquier velo.


The Painted Vail

China/EE.UU. 2006


Director: John Curran.

Reparto: Edward Norton, Naomi Watts, Liev Schreiber, Diana Rigg, Toby Jones.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada