top of page

"A todas partes" de Pitipol Ybarra

A algunas partes...

Pitipol Ybarra y Mauricio Ochman se unen de nuevo. El director y actor han hecho ya "A la mala", "Ya veremos", "¡Qué despadre!" y ahora "A todas partes" que curiosamente es un punto bajo de la dupla; ahora sí que tienen una buena y una regular. Ochman es ahora Fernando, un exitoso hombre de negocios que se ve forzado a regresar a San Miguel de Allende de Singapur cuando muere su padre (Héctor Suárez vía una fotografía y a quién se le dedica la película; "¡Qué despadre!" es su último crédito oficial, por cierto). El reencuentro con Gabriela "Gabo" (Ana Serradilla), su hermana, luego de 15 años tiene sus diferencias. Ella se quedó, él se fue. Un impulso los lleva a cumplir el plan de viajar en moto y llegar a Acapulco que se hicieron en la infancia y que nunca realizaron.

"A todas partes" es un remake de la película alemana "25 km/h" de 2018 (sí, qué cosa, parece que no hay capacidad en México de desarrollar historias originales y una tras otra comedia o comedia romántica es un remake), sólo que en aquélla los hermanos son ambos hombres y, al parecer, le fue bastante bien pues hasta se hizo de algunos premios, incluido un Bambi a Mejor Actor; no pasará lo mismo con la mexicana. Es una road movie de comedia que tiene sus aciertos: la química entre Ana Serradilla (bien, aunque quizás un poco sobreactuada en algunos momentos) y Mauricio Ochman (haciendo un personaje que ya le hemos visto antes), el bonito retrato que hace de México y que incluye, entre otros lugares, el propio San Miguel de Allende, Peña de Bernal, Querétaro, la CDMX y Acapulco. También está un reparto de soporte con apariciones más o menos significativas (algunas son cameos) y entre las que están las de Roberto Sosa como un sacerdote, Irán Castillo como una madre de familia, Diana Bovio como la prima de un ligue de Gabriela (que manera de desperdiciarla cuando es buenísima en comedia), Ana Claudia Talancón como la madre de los hermanos (a través de recuerdos), Regina Pavón como una hippie, Norma Angélica como una conductora de taxi y Adriana Luvier como un amor de la juventud de Fernando.

Lo que le falla a "A todas partes" es irónico. Mientras el viaje le sirve a los hermanos para reencontrarse y reenfocar sus vidas (Gabriela enfrentando su miedo a salir de San Miguel y perseguir sus sueños; Fernando, sus miedos y decisiones del pasado), la película pierde rumbo y claridad sobre aquello que quería abordar. Es un viaje muy disparejo, con algunos momentos forzados, otros muy divertidos y un discurso que va, para su mala suerte, "A todas partes". En fin... que seguro la próxima colaboración de Pitipol Ybarra y Maurcio Ochman será, como "A la mala" y "¡Qué despadre!", afortunada.

🎬🎬1/2

México 2023 - 1h 37m




Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page