127 horas

“Saben, he estado pensando. Simplemente todo... ha encajado. Soy yo. Yo elegí esto. Todo esto. Esta piedra... esta piedra me ha estado esperando toda la vida.” Aaron Ralston.

Cuando se anunció que el siguiente proyecto de Danny Boyle, tras obtener el Oscar a Mejor Película y Mejor Director por “Quisiera ser millonario” (2008), sería la adaptación del libro “Between a Rock and a Hard Place” de Aaron Ralston, las preguntas no se hicieron esperar. ¿Cómo conseguirá mantener el interés con un solo personaje? ¿Qué puede aportarle a una historia ya conocida? ¿Qué profundidad puede darle a la historia de un hombre atrapado? ¿Qué tan gráfico será el momento climático?



“127 horas” es el tiempo que pasó Aaron Ralston (James Franco), un joven ingeniero mecánico que disfruta de los deportes extremos, atrapado en una cueva del Cañón Blue John después de que una roca cayera y aprisionara su brazo. La película inicia un poco antes, con los preparativos. Es la oportunidad de conocer al despreocupado e independiente Ralston. Luego viene el momento de la tragedia, tras un poco de coqueteo con un par de montañistas (Kate Mara y Amber Tablyn) que lo han invitado a una fiesta por la noche... no podrá llegar. La cuenta regresiva inicia. Ralston deberá liberarse o morir en el intento y es entonces, al borde del delirio, que toma la impactante decisión de dejar atrás una parte suya... un brazo.


La virtud de “127” horas está en que más que interesarse por el aspecto físico de la trama lo hace por el emocional. Esos casi cuatro días que pasa atrapado, Ralston viaja a través de una amplia gama de sensaciones. Por irónico que suene, Aaron tiene tiempo... improvisa, bromea, reflexiona, recuerda, imagina... desvaría. Es ahí donde la mano de Boyle se siente. Capaz de transmitir el claustrofóbico ambiente, lo apremiante de la situación y el torbellino de imágenes que pasaban por la mente de Ralston. Y esa es la otra pieza esencial de este filme, su actor protagónico: James Franco. El californiano expresa a su personaje, principalmente, a través de su rostro, transmitiendo la emoción de la aventura, la desesperación de lo apremiante y la resignación de lo inevitable. Por su labor fue reconocido como Mejor Actor por la Asociación de Críticos de Dallas-Forth, la Sociedad de Críticos de Las Vegas, el Festival Internacional de Santa Bárbara y los Premios Independent Spirit. La Academia también lo considero al nominarlo (en una ceremonia que condujo desangeladamente al lado de la carismática Anne Hathaway), la cinta obtuvo otras cinco nominaciones, incluyendo Mejor Película, Mejor Guión Adaptado y Mejor Edición.


El dolor y la sangre son comunes en el cine. Frecuentemente están alejados de la realidad. Buscan entretener. En “127 horas” no hay concesiones. Lo que se ve es lo que hay. Sin ser brutal ni explícita, la película muestra lo que pasó. Y para hacerlo, para llegar a esa conclusión, involucra. Lo que Ralston hace es la única salida frente a la piedra, la pared y la muerte que tenía por alternativas. Es un acto posible... quizá heroico... pero más aún humano.


127 Hours

EE.UU./Inglaterra 2010


Director: Danny Boyle.

Reparto: James Franco, Kate Mara, Amber Tamblyn.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo