top of page

"Rebel Moon (Parte 2): La guerrera deja marcas" de Zack Snyder

Más de lo mismo... Zack Snyder lo confirma de nuevo es un maestro de la forma y el vacío.

"La guerrera deja marcas" es una secuela directa de "Rebel Moon" que llegara en diciembre de 2023 y que inicialmente fue una propuesta hecha por Snyder a Disney para formar parte de "Star Wars". De ahí, lo modificó en aras de construir su propia saga espacial, pero donde George Lucas ha demostrado ingenio y talento, Snyder reafirma otra vez más su falta de una voz propia y su incapacidad para darle profundidad a una historia.

Kora (Sofia Boutella), regresa con los guerreros sobrevivientes a Veldt. Ahí se preparan para lo inevitable, el regreso de las tropas del Mundo Madre. Atticus Noble (Ed Skrein), el almirante del Imperio está reconstruido y lleno de sed de venganza de la guerrera que le dejara una marca.

No hay nada nuevo en "Rebel Moon 2". Es por completo predecible y de receta. Es un filme bastante infértil que intenta darle profundidad a los personajes pensando que una escena hace el truco. Por ejemplo, en esta ocasión, hay una cena donde cada uno cuenta su historia, qué los llevó ahí y por qué están determinados a terminar con el Mundo Madre. El elenco le echa ganas, pero las ganas son insuficientes. Están ahí Djimon Hounsou como Titus, un general que perdió a su tropa a manos del Imperio; Michiel Huisman es Gunnar, un granjero y el interés romántico de Kora; Doona Bae hace a Némesis, una maestra de las espadas; Staz Nair es Tarak, un príncipe buscando redimir a su pueblo. Anthony Hopkins le da voz a Jimmy, el último de una raza de caballeros mecánicos. Aparecen también Fra Fee como el regente Balisarius, el tirano que se ha hecho del control del Mundo Madre y Alfonso Herrera como Cassius, el segundo al mando detrás de Atticus. Talento hay.

En honor a lo justo "Rebel Moon Parte 2" se ve y tiene momentos estéticamente muy bien logrados, incluso poéticos; momentos que combinan la imagen con el audio. Los efectos visuales son también de buena calidad. Se nota el presupuesto de 166 millones de dólares que comparte con la Parte 1. El ritmo tampoco es malo.

¿Por qué "Rebel Moon" nunca podrá hacerle frente al Mundo Madre? ¿Por qué sus pretensiones de ser la "nueva" "Star Wars" se quedarán en eso? Porque detrás de todo lo hermosa que puede verse, detrás de todo el espectáculo no hay nada. Igual que como ha sucedido con la gran mayoría de las películas de Zack Snyder es forma sin fondo. Los personajes no conectan emocionalmente, están mal construidos, y el guion sólo es una ilación de hechos, cada uno más vistoso que el otro, pero sin conexión con una verdad universal. En realidad, a nadie le importa lo que pase con los personajes y no es crueldad, es realidad y resultado de lo que sostiene (o no) a la cinta. Lo peor, la pretensión va más allá, Snyder ha dicho que estas dos entregas son las primeras de seis. Ojalá que no. Alguien debe ponerle un alto a un realizador que ha aportado poco al séptimo arte, que ya mostró su incapacidad en DC y que ahora, con algo "original" lo hace de nuevo. En "La guerrera deja marcas", la única marca que queda es la pérdida de tiempo que es.

🌙1/2

EE. UU. 2h 2m


Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page