top of page

"Llaman a la puerta" de M. Night Shyamalan

En mitad del llamado...

"Llaman a la puerta" está en lo aceptable de M. Night Shyamalan, un guionista y director que falla más de lo que acierta como dan cuenta "La dama del agua", "Viejos", "El fin de los tiempos", "Después de la Tierra" y "El último maestro del aire", por mencionar algunas, frente al clásico que ya es "El sexto sentido" o trabajos atinados como "El protegido" o "Fragmentado". En "Llaman a la puerta" adapta el libro de Paul Tremblay y del cual el primer tratamiento formó parte de la Black List, la lista con los mejores guiones aún sin filmarse (por qué cambiar algo así de bueno es una duda que queda en el aire).

La premisa de "Llaman a la puerta" se anuncia en su frase promocional: "Salva a tu familia o salva a la humanidad. Toma una decisión". Quiénes deben decidir son Eric (Jonathan Groff) y Andrew (Ben Aldridge), quiénes han rentado una hermosa cabaña al lado de un lago para pasar unos días con Wen (Kristen Cui), su hija. Leonard (Dave Bautista), Redmond (Rupert Grint), Sabrina (Nikki Amuka-Bird) y Adriane (Abby Quinn), son los extraños que han "llamado a la puerta" para enfrentarlos con la decisión que se siente absurda, pero sobre la cuál pronto comienzan a surgir dudas. ¿Qué tal si es verdad que en sus manos está el destino del mundo y la humanidad? ¿Merecen que sacrifiquen su familia por ellos?

M. Night Shyamalan sabe su oficio. Generar suspenso en situaciones extremas o con algo inusual se le da muy bien y aquí no es la excepción. Lo brillante de la fotografía rápidamente contrasta con el cambio de escenario y juega muy bien dentro del esquema de la invasión a la casa y luego de "la casa embrujada" o sin salida. El elenco es comprometido, destacando Dave Bautista y Ben Aldridge; Rupert Grint tiene de nuevo oportunidad en demostrar que sus habilidades van mucho más allá de la comedia.

Sim embargo, "Llaman a la puerta", como le pasa a otros títulos de Shyamalan, pierde un tanto de impacto conforme avanza. ¿Quiénes más pueden ser los cuatro visitantes si con la muerte de alguno se desatan terremotos o pandemias? Vaya, aún antes de que eso suceda es fácil sumar dos más dos. También está el hecho de que desaprovecha la oportunidad de llevar su premisa mucho más allá, sobrepasando la obsesión con la fe. En su lugar, se queda en un drama familiar que no alcanza a llegar a dónde los filmes de Ari Aster o Jordan Peele han ido: a revelar, discutir o plantear ideas que superan la trama. En fin... "Llaman a la puerta" se salva... apenas.

🎬🎬🎬

EE. UU. 2023 - 1h 40m


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page