"Diana: El musical" de Christopher Ashley

Inesperada y surrealistamente divertido.

Hay algo muy bizarro en ver una recreación de la vida de la Princesa Diana en un musical donde ella y, todavía más, la Reina Isabel y el Príncipe Carlos cantan y bailan. Eso sucede en "Diana: El musical", obra de teatro inspirada en la vida de Diana Spencer o Diana de Gales, según se prefiera. El recuento inicia en 1980 cuando ella tenía 19 años, conoce a Carlos y la necesidad de él, ya en sus treintas, por casarse, embona perfecto con las ilusiones de ella por haber encontrado un "príncipe". De ahí la historia es ya bastante conocida e incluye la boda, los nacimientos de Guillermo y Enrique, las discusiones, infidelidades, el divorcio y, finalmente, su muerte.

"Diana: El musical" es una sorpresa. En principio, la grabación va más allá de poner una cámara enfrente del escenario. Hay una labor cuidadosa para que capture momentos, reacciones y ayuden a sumergir en la historia como lo hacen los ojos cuando se está en el teatro; hay una comprensión de que son medios distintos y aunque no deja de percibirse que es teatro, la barrera se rompe y eso es algo que no muchos espectáculos similares logran entender durante la pandemia para sus versiones en línea.

Después, está un ritmo que atrapa desde el primer momento y que no suelta, yendo de un número musical al otro y éste es uno de esos musicales que prácticamente son un concierto. Los valores de producción son muy buenos con una escenografía muy ágil, un diseño de vestuario espectacular que recrea con gran tino vestidos icónicos de Diana (eso sí, en un par les falla el fitting y se ve un poco más rellenita) y qué decir del elenco. Jeanna de Waal está muy bien como Diana, dándole dimensión y consiguiendo que la magia del teatro se dé en el recorrido que vive el personaje, de una joven ingenua y con ilusiones a una mujer independiente y empoderada. Judy Kaye es una maravilla como la Reina Elizabeth II, pero más aún como Barbara Cartland, autora de novelas de romance a quién Diana admirara en su juventud. Roe Hartrampf hace muy bien al príncipe, Erin Davis roba cámara como Camilla Parker y Gareth Keegan robará más de un suspiro como James Hewitt.

"Diana: El musical" ha sido recibido con cierto recelo por la crítica y es que no es fácil vivir ante las expectativas que despierta una de las mujeres más icónicas del siglo pasado, de la que se ha escrito y dicho tanto y que sigue muy vigente, no digamos que ha sido un personaje central de la temporada más reciente de la exitosa serie "The Crown". Aún así, el musical, que no necesariamente pretende develar una nueva verdad, consigue un equilibro entre entretenimiento, con sus vistosos números musicales, y crítica a las contradicciones de la Corona, brindándole un homenaje a Diana como una mujer revolucionaria a su estilo y con gran estilo.

🎬🎬🎬🎬

EE. UU. 2021 - 1h 57m


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo