top of page

"Cassandro" de Roger Ross Williams

Lo "exótico" se vuelve cercano.

A finales de los 80's e inicios de los 90's, Cassandro hizo historia. Era el altergego de Salúl Armendáriz, un luchador profesional estadounidense de asencia mexicana que comenzó como un enmascarado y saltó a la luz y la fama cuando fue él mismo, cuando se reinventó como Cassandro. Cassandro era un luchador exótico o luchador masculino que se trasviste, utiliza el drag o elementos femenimos. Cassandro tuvo tanto éxito que llegó a la luchar en el Palacio de los Deportes y enfrentarse al Hijo del Santo.

Roger Ross Williams tiene su ópera prima de ficción en "Cassandro". El director es el primer africano americano en ganar el Oscar a Mejor Corto Documental por "Music by Prucence", una historia que como "Cassandro" habla de un personaje de la vida real que sale o trasciende los estereotipos y el odio. Sobre Cassandro, Williams realizó en 2016 en el corto documental "The Man Without a Mask".

"Cassandro" inicia con Saúl luchando como El Topo, destinado a ser una suerte de patiño para luchadores más grandes físicamente. Al percatarse de ello, Saúl busca la ayuda de Sabrina (Roberta Colindrez) para que lo entrene. Aceptar dejar la máscara y convertirse en un exótico no le viene fácil aún y cuando es un hombre fuera del clóset. El Cassandro le viene de la televonela venezolana "Kassandra" de 1992 sobre una gitana, un grupo que curiosiamente representa la marginación por la marginación.

Esta biopic escapa del dramatismo innecesario, aunque quizás en ello pierda un poco de profundidad. Gael García Bernal es brillante como Saúl Armendáriz / Cassandro. Al personaje le vienen bien tanto el físico de García Bernal como su carisma y la ligerez que le imprime al personaje; es un gozo verlo jugando en el ring con otros luchadores ante quiénes sugiere movimientos sexuales, juegos con su pelviz, con quiénes coquetea y a quiénes, al igual que al público, les manda besos. Es increíble pensar que antes fue, en "Diarios de motocicleta", el Che Guevara. El enfoque está en su salida a escena como Cassandro y en el impacto que tiene, pero toca también otros aspectos de su vida como su relación con su madre, la distancia con su padre (quién se aleja luego de saber que su hijo es gay) y su amorío con un hombre casado y también luchador.

Williams consigue algo complicado en "Cassandro". Utiliza la metáfora de la máscara para hablar de identidad y, más aún, de la expresión del ser, de autenticidad. Saúl es más él cuando es Cassandro. También aprovecha el escenario de los exóticos para dialogar sobre los roles sexuales y los elementos asociados a ello. Antes de Cassandro, los exóticos siempre perdían (era un acuerdo y la película no es tibia en mostrar que la lucha es un show deportivo más que una contienda del todo real) y lo hacían porque era la forma de mostrar que lo masculino está sobre lo femenino. Cassandro le da la vuelta. Cassandro también se gana al público y pasa de ser abucheado (por excéntrico y afeminado) a alabado. Es una inversión que va mucho más allá del entretenimiento.

La vida es un ring y en el ring de la vida gana quién es más honesto consigo mismo, quién es más generoso, quién se divierte más y quién se acepta mejor. Gana, quién como lo significa el propio nombre, es más "hermanx de los hombres" y ha dejado de ser un exótico o lejano.

🎬🎬🎬🎬

EE. UU. 2023 - 1h 47


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page