top of page

"Avatar: La leyenda de Aang"

"Ese es su verdadero poder. Conectar. Construir puentes. Así es cómo él será el Avatar," Katara

Netflix ya entendió.

Luego de intentar sin éxito adaptar clásicos y éxitos del ánime y la animación como "Cowboy Beep", Netflix atinó en 2023 con "One Piece" y ahora lo hace con "Avatar: La leyenda de Aang". "Avatar" es una de las series animadas que, más allá de su gran éxito comercial con tres temporadas de 2005 a 2008 y premios que incluyen el Emmy y el Annie, es un fenómeno cultural que se acerca al de clásicos como Star Wars o El señor de los anillos.

"La leyenda de Aang" sigue a Aang (Gordon Cormier), la más reciente encarnación del Avatar. El Avatar es una entidad mediadora cuya misión es conservar el equilibrio del mundo a través de su manejo de los cuatro elementos: agua, aire, tierra y fuego. El mundo se conforma de países donde un elemento es central y entre cuyos habitantes hay "maestros" de tal elemento que lo usan como medio de defensa y otras tareas. El Reino del Fuego ha roto ese equilibrio y ahora Aang deberá restaurarlo

En primera instancia debo decir que no conozco, no he visto la serie animada. He investigado sobre ella y el live action ha resultado en una buena invitación para hacerlo. El retrato que hace del universo es cautivador. El primer episodio, "Aang", hace un gran trabajo. Es casi una película corta. En él se introduce bien el universo, pero más aún se construye emotivamente al protagonista. Aang es un niño, tiene apenas doce años. Se muestra cómo es que pasó 100 años congelado por accidente y ahora que regresa se encuentra sin nadie conocido y con una responsabilidad para la que aún no estaba preparado. Gordon Cormier hace una labor espectacular. Es muy angelado, pero también sensible y con la virtud que requiere el personaje de poseer cierta sabiduría milenaria, un tanto como sucede con el Dalai Lama.

Esta temporada que seguro será apenas la primera se ocupa de Aang haciendo apenas un recorrido por ciertas partes del mundo en un reconocimiento de quién es, qué debe hacer y qué le espera. Sirve para dejarlo en la siguiente etapa y para presentar a los personajes clave: Katana (Kiawentiio), miembro de la Tribu de Agua y quién tiene el poder de manipular el agua; Sokka (Ian Ousley), líder de la Tribu de Agua con 16 años; Zuko (Dallas Liu), príncipe de la Tribu de Fuego que no puede regresar hasta atrapar al Avatar; Zhao (Ken Leung), comandante de la Tribo de Fuego dispuesto a todo por hacerse de una mejor posición y el principal antagonista de la temporada; Lord Ozai (Daniel Dae Kim), rey de la Tribu de Fuego y Uzula (Elizabeth Yu), princesa de la Tribu, determinada en ser la heredera.

Pensar en que este live action sea una calca de la versión animada es no comprender que aunque ambos medios sean audiovisuales los recursos son distintos. Esta versión integra y modifica aspectos en el entendido de la gran historia que en su contraparte ya ha concluido. Entre ello está, por ejemplo, una mayor participación de Azula que no aparece en la primera temporada animada. En ese conocimiento, la serie se ocupa de que la gran mayoría de los personajes sean desarrollados y de que si bien en el fondo, entre los temas que se tratan, está la lucha del bien y del mal, priven más los grises que el blanco y el negro. Ese es un aspecto esencial. Uno de los distintivos de la serie es justo que está sostenida por una visión ideológica que va un paso más allá del viaje del héroe tradicional y donde Aang es un héroe, pero el mundo no depende únicamente de él pues más que un salvador es un mediador, como un diplomático y eso está construido a lo largo de la temporada. Aang, a diferencia de otros Avatars (que aparecen en varios momentos, forman parte de Aang y son sus guías), tiene claro, aunque llegue a dudar, que sólo podrá conseguir su misión si lo hace con otros pues al final lo que hace lo hace por y para ellos. Ese aspecto da para muchos de los momentos más memorables de la serie e incluye, por ejemplo, el recuento con Bumi (Utkarsh Ambudkar), miembro de la Tribu Tierra, y la propia dinámica que se da con Katara y Sokka. Katara en sí tiene agenda y es cómo las mujeres pueden ser también guerreras.

"La leyenda de Aang", además de sostenerse narrativamente, se ve muy bien. Información revelada a dado cuenta de que cada episodio contó con 15 millones de dólares. Se notan. La construcción del universo es muy detallada, con buenos vestuarios y efectos visuales. Sí, quizás tiene sus detalles, pero ya es buscarle tres pies al gato. Eso sí, la peluca de cabello blanco que usa la princesa Yue (Amber Midthunder) de la Tribu Agua sí se ve falsa, literalmente como peluca y no como cabello que se volvió blanco a causa de su comunión con el espíritu de la Luna. Lo que sucede alrededor de ella, no. Es un momento climático de gran belleza y emotividad.

"Domina tu elemento" pide el póster de "Avatar: La leyenda de Aang" y Netflix lo ha dominado. "Avatar: La leyenda de Aang" es una serie en live action digna, una gran puerta al universo y la filosofía de Avatar. Iroh (Paul Sun-Hyng Lee), general y tío de Zuko, le dice en algún momento, "a veces la esperanza puede ser cruel". Esta serie no es esperanza, es realidad. Esta serie domina su elemento.

🌪🌪🌪🌪

EE. UU. 2024 - 8 Episodios de alrededor de una hora.


Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page