"Siete veces adiós" de Alan Estrada, Salvador Suárez O., Jannette Chao y Vince Miranda

"¡Gracias!" Gracias es la palabra con la que concluye "Siete veces adiós" y no hay mejor manera de expresar lo que este musical le da al público y lo que hace por el teatro mexicano.

"Siete veces adiós" es , muy afortunadamente, un musical diferente. La obra es contada por Lamore (César Enríquez) quién narra la historia de él (Gustavo Egelhaaf) y ella (Fernanda Castillo), pero bien podrían ser, como bien dice, "de él y él, ella y ella o elles". Ellos están celebrando un aniversario más que marcará un parteaguas y dará pie a que visiten siete momentos clave en su relación para decidir si deben o no continuar juntos.

Desde el primer momento uno cae en cuenta que está ante algo especial. Al centro del escenario hay una plataforma cuadrada de madera, a los costados instrumentos. A los tres actores centrales los acompañan cuatro más que son quiénes cantan, narrando y expresando sensaciones, sentimientos y reflexiones de los protagonistas, y también apoyan moviendo la escenografía, además de de un grupo de músicos y algunos recursos de utilería que entran y salen. No hace falta más. La magia, la magia está en la conjunción de esos elementos. Los músicos son de primera línea y los cantantes (Diego Medel, Alba Messa, Esván Lemus, Mónica Campos, Lucía Covarrubias y Andrés Saráchaga; alternan, siempre hay dos hombres y dos mujeres) espectaculares.

Entre el atractivo de la obra está, desde luego, Fernanda Castillo, quien regresa a los escenarios. Está muy bien y es, en gran medida, el sostén dramático; en estos momentos Castillo ya es garantía. Gustavo Egelhaaf le da muy bien réplica, tiene muy buena presencia y una gran vena cómica que le da equilibrio. Hay química y camaradería entre ellos. El rol más vistoso, sin embargo, es el de Lamore. César Enriquez está simplemente delicioso, ¡qué personaje! Y él lo borda, siendo principalmente una alegoría del amor, con sabiduría y jiribilla, pero también tomando otros roles (un empleado en una lavandería, un cajero en una tienda de conveniencia y otros más) que le dan picardía y humor a distintos momentos.

Lo especial de "Siete veces adiós" está, por un lado, en su concepto. Es un musical donde los protagonistas no cantan, pero hay música y es música original, mexicana y contemporánea (bellas letras cortesía de Jannette Chao, Vince Miranda y Alan Estrada). Esta obra no necesita traernos nada de afuera, nos habla desde adentro, nos habla, aunque suene curso, del corazón. En su concepto también está un diseño de produccion muy cuidado, hermoso y justo para el montaje. Es "sencilla" si se le quiere catalogar de una manera o contrastar frente a otros musicales (las pantallas de "José el Soñador" no cuentan, se ven mucho y tienen su chiste, pero tampoco es que sean especialmente creativas), pero de gran calidad. Todo está y funciona a la perfección y es tremendamente poético como cuando lo vuelven "todo" polvo de estrellas. Alan Estrada se revela como un talento creativo del teatro a observar.

Por otro lado, y donde "Siete veces adiós" es aún más relevante está en su discurso en lo que dice y en cómo lo dice. Es tremendamente cotidiana, sin caer en lo popular (sí, hay algunas palabras altisonantes, pero bien manejadas y sin caer en excesos como en otras obras donde creen que por decirlas son "modernos" o, peor aún, "chistosos"), pero, sobre todo, es introspectiva. Él y ella, somos todos y su deseo de encontrar y vivir el amor es el de todos. Pero el amor es complicado y sencillo, es maravilloso y doloroso, es contradictoriamente delicioso. Es entenderse en el otro, verse en el otro sin dejar de ser uno... son "sus 5 minutos o los tuyos" como pregunta uno de ellos cada que están por salir o deben esperar algo. Y eso lo sabe muy bien "Siete veces adiós" que brinda por dos horas un maravilloso y sensible viaje por el amor, sus entretejidos y lo inevitable que es el adiós como parte de él. “Siete veces adiós”, gracias, muchas gracias.

¡No se la pierdan! ¡Véanla ya! ¡Y compren su boleto ya porque literalmente se agotan!

🎶🎶🎶🎶🎶

Nuevo Teatro Ramíro Jiménez

Viernes 9:00pm – Sábado 5:00pm y 8:30pm Domingo 5:00pm

Hasta el 12 de junio de 2022



18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo