top of page

"El correo" de Daniel Calparsoro

Arón Piper necesita elegir mejor sus proyectos.

Si no fuera porque "El correo" se basa en hechos reales parecería que es una más donde un joven de escasos recursos hace su camino a la cima, engolosinándose con el dinero y poniéndolo todo en riesgo. Sí, suena a "El lobo de Wall Street", "Wall Street", "Sin límites" y muchas más ("La increíble historia de la Isla de las rosas", "Fiebre de ladrillo"), sólo que como "novedad" tiene recursos de "El transportador".

En la década del 2000 España enfrentó una crisis económica que resultó de una serie de políticas financieras que fomentaron la especulación. Sucedió tras "la época dorada" que se vivió tras la llegada del euro. "El correo" recorre una década, iniciando en 2002. Iván Márquez (Arón Piper), es un joven con ambiciones que busca a toda costa evitar caer en la desgracia económica como le sucedió a su padre. Trabaja como aparcacoches en un club de golf y en una ocasión, un cliente pasado de copas, le ofrece bien dinero por llevarlo a tiempo a su destino. Ahí se da cuenta que la labor del hombre es justo transportar dinero para limpiarlo. Iván aprende rápido y pronto quiere su rebanada de "dinero negro", aquél que que procede de actividades ilegales, en este caso de una cadena de comisiones que aprovechas los huecos legales.

"El correo" decide ser un thriller y decide ser uno de receta y sin más pretensiones que entretener con la salvedad de sus últimos minutos donde hace un par de apuntes alrededor de la crisis económica y cómo se sigue pagando. Es como si al final a la película le hubiera dado cargo de conciencia, aunque en realidad no tiene nada que decir del tema.

Si se le mira esperando un recorrido "emocionante", "El correo" quizás cumpla y es que vaya, tiene suspenso y lo sabe manejar, pero igual que pasa con el resto es superficial. En pocas palabras va de "hacerse de dinero, perderlo y recuperarlo" con dosis de sexo, drogas y violencia. Al guion le falta sustancia. Iván es quizás uno de los mejores personajes que ha tenido Piper en tiempos recientes, pero tampoco es que sea mucho. Al rol le hace falta desarrollo, sólo es un joven ambicioso, listo y ya. Piper ha mostrado tener muchas más capacidades histriónicas como lo hizo en "Élite", pero tras ello parece determinado en encontrar producciones que no atinan, que caen en lo formuláico y lo vacío como "Sayen" o "El silencio". Aquí se reúne con María Pedraza con quién compartió créditos en tal serie. Pedraza ha tenido una carrera mucho más lucidora, aunque aquí está reducida al "interés romántico" que realmente nunca se concreta y quizás para bien porque sólo le habría agregado un lugar común más. El antagónico corre a cargo de Luis Tosar, una estrella del cine español y que aquí es Francisco Escámez, padre de Leticia (Pedraza) y quién maneja las redes del lavado de dinero.

"El dinero a lo bestia, corrompe a lo bestia" dice la promoción de "El correo". A "lo bestia" es lo que se hace con una historia que podría ser no sólo entretenida e ir a buena velocidad (con recursos audiovisuales que buscan justo transmitir esa sensación) sino decir algo, ser provocadora en el sentido en que el personaje central lo es. En su lugar es una más que bien podría perderse justo ahí, en "El correo".


España 2024 - 1h 41m


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page