Verónica Guerin

“Tú harías lo mismo. Si vieras a esos niños en la calle, harías lo mismo,” Verónica Guerin.

El costo de la verdad.

En 1990, Verónica Guerin, una reportera irlandesa, expuso el tráfico de drogas en Dublín. Hacerlo le costó la vida.



Joel Schumacher se hizo del Premio a la Solidaridad en el Festival de Sebastián por este trabajo. Si bien “Verónica Guerin” no es un filme perfecto ni mucho menos el epítome de las biopics tiene los suficientes méritos para ser recomendable. La película toma en sus manos la historia de una periodista bastante conocida por su trabajo en el Sunday Independet. Verónica Guerin (Cate Blanchet) era una mujer atractiva, popular e inteligente. Regularmente cubría notas sin mayor trascendencia, pero quería más. Entonces decide enfrentar un tema serio: el narcotráfico. Las consecuencias fueron amenazas a su familia y, desde luego, a ella misma. Pero Verónica decidió. Podrá decirse que fue tonta por continuar. pero lo cierto es que fue valiente y determinada.

“Verónica Guerin” inicia con el final y luego regresa en el tiempo para explicar qué llevó a ese momento. La trama es ágil y mantiene el interés. Funciona como recuento de una vida, aunque poco hace por profundizar en otros temas que apenas y toca: la libertad de expresión, el periodismo como una de las profesiones más peligrosas, los entretelones del narcotráfico y su relación con el gobierno, el conflicto vida personal-profesional, entre otros. En ese sentido la película es más que lo propuesto por un programa de televisión, pero la distancia que la salva no es muy grande.


Cate Blanchet es el principal acierto. La actriz australiana ha demostrado con cada uno de sus trabajos que es una de las mejores de su generación. Blanchet es una presencia fuerte y hace de Guerin una mujer compleja. Es apasionada y con coraje, una madre amorosa, una esposa dedicada. Una mujer con miedos y convicciones. Este papel le dejó nominaciones como Mejor Actriz a los Globos de Oro, los premios Empire, y los reconocimientos del círculo de críticos de Washington.


El arma del periodista es una pluma. La única forma que tiene de luchar es preguntando, investigando, escribiendo. Verónica Guerin luchó por un ideal. No es una mártir. Es un ser humano. Su vida estuvo dedicada a buscar la verdad. “Verónica Guerin” da muestra de ello y en ese sentido cumple con su cometido.

EE.UU./Irlanda/Reino Unido 2003

Director: Joel Schumacher.

Reparto: Cate Blanchet, Gerard McSorley, Ciarán Hinds, Brenda Fricker y Barry Barnes.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada