top of page

"Tu casa o la mía" de Aline Brosh McKenna

En el rojo o el azul, nunca en medio.

Aline Brosh McKenna tiene en "Tu casa o la mía" su opera prima y se siente. La guionista tiene en su haber grandes aciertos como "El diablo viste a la moda" o "Cruella", pero también fallos que van de "Un zoológico en casa" a "Las leyes de atracción", así que la comedia romántica no le es del todo agena pues también escribió "Tango para tres" y "27 bodas".

En "Tu casa o la mía", título que, por cierto, nunca hace sentido, aunque sea traducción literal del original, Debbie (Reese Witherspoon) y Peter (Ashton Kutcher) son dos grandes amigos que iniciaron su relación intentando en la universidad un romance que no pasó de una noche. Ahora, 20 años después, se hablan todos los días (viven en distintas ciudades) y saben "todo el otro". Ella es madre soltera y trabaja en contabilidad, lejos de la editora que planeaba ser. Él se dedica al branding con éxito, alejado del escritor que planeaba ser. Total, que Debbie necesita tomar un curso que le dará una mejor oportunidad laboral y Peter se ofrece a cuidar Jack (Wesley Kimmel), el hijo de Debbie.

"Tu casa o la mía" inicia muy bien, con una secuencia ágil, divertida y haciendo gala de los talentos de sus protagonistas. Este es uno de esos casos en los cuáles uno no duda de que está frente a dos estrellas, de que tienen química y de que la pasaron bien filmando. Tanto Reese Witherspoon como Ashton Kutcher están encantadores, aunque ella luce más. Es cierto que Debbie es un tanto similar en algunas cuestiones a su famosa Elle Woods de "Legalmente rubia", aunque sin su sentido de la moda, pero todo se le perdona a Reese.

Ahora, la cuestión con "Tu casa o la mía" es que o está muy bien o está muy mal. Una muestra de ello está en los diálogos. Por cada diálogo ingenioso, hay otro que da pena. El intento de hacer un chiste recurrente el que Peter se invente palabras o busque un apodo para Jack nunca despega y luego, lejos de ser gracioso, se vuelve patético. Así pasa con otras situaciones y a la película tampoco le ayuda el que los protagonistas en realidad sólo están juntos al inicio y al final; el resto se resuelve con llamadas y juegos de pantalla dividida. En realidad, el recurso del "cambio de casas / cambio de vidas" lo hemos visto mejor resuelto en "El descanso" y las relaciones a distancia también han funcionado mejor en títulos como "Tienes un email".

Entre lo otro bueno de "Tu casa o la mía" está Zoe Chao como Minka, vecina de Peter y su novia por unos meses, quién adopta a Debbie en su visita, dándole un mejor sentido de la moda y poniendo mucho de comedia. Chao está simpatiquísima y ocurrente. También está muy bien Tig Notaro como Alicia, amiga de Debbie. Jesse Williams cumple como un "tercero discordia" afín a Debbie en su amor por los libros; es editor.

Total, que "Tu casa o la mía" quiere hablar del amor entre opuestos que se complementan y de cómo "todo lo que se dice" no siempre es lo que debe decirse, lo que verdaderamente se siente. Y lo que debe decirse de ella es que está simpática, Reese y Ashton lucen lo suficiente, pero éste no es un filme que le sume especialmente a sus carreras. Como le pasa a su título, no es ni buena ni mala, sino regular, cumplidora... palomera y nada más.

❤️❤️1/2

"Your House or Mine"

EE. UU. 2023 - 1h 49m


9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page