top of page

"Transatlántico"

"Si las reglas no aplican, ¿dónde se supone que encontraremos nuestra guía moral?" Varian Fry a Thomas Lovegrove, quién le responde "en nosotros, en nuestra relación".

Una celebración sin fronteras.

Realidad y ficción se mezclan con verdad en esta vibrante serie que captura la vida, la esperanza, el amor y la pasión, todas en el sentido más amplio, en uno de los momentos más difíciles, la Segunda Guerra Mundial. "Transatlántico" sucede en Marsella de 1940 a 1941 y sigue principalmente a tres personajes: Mary Jane Gold (Gillian Jacobs), una adinerada heredera norteamericana dándole sentido a su vida al sumarse al Comité de Rescate de Emergencia, una una iniciativa estadounidense para llevar a salvo a la mayor cantidad de refugiados de todas partes de Europa que estaban siendo perseguidos y exterminados por los Nazis; Varian Fry (Cory Michael Smith), líder de la operación, y Albert Hirschman (Lucas Englander), un refugiado judío alemán que se suma al movimiento.

"Transatlántico" entreteje personajes y hechos históricos con versiones o reimaginaciones ficticias de sus vidas personales. La combinación le da vida y verdad a un relato que es de por sí apasionante. Por un lado, por la necesidad, voluntad y determinación de salvar la vida y vivir la vida. La labor de Gold, Fry y Hirschman existió de manera muy similar a la que cuenta la serie, los apasionados romances que viven, no, pero hacen sentido con lo que la propia historia cuenta. Por otro lado, porque muchas de esas vidas resultaron ser las de figuras como el crítico de arte Walter Benjamin, los artistas Walter Mehring, Marc Chagall, Marcer Duchamp, André Breton o intelectuales como Hannah Arendt. La serie les da momentos, recordando aspectos distintivos suyos como la obsesión de Benjamin por salvar sus manuscritos o la audaz crítica de Mehring al sistema nazi en un número musical que encaja perfecto en la dinámica del personaje. Es uns situación extraordinaria, como una pausa, que permite esa convergencia. Hay una divertida y ocurrente fiesta surrealista que da cuenta de ello.

La serie se basa en la novela "The Flight Portforlio" de Julie Orringer. La labor que Anna Winger, productora de la serie "Poco ortodoxa", y Daniel Hendler, hacen una gran labor reuniendo un equipo que recrea la época y aprovecha las locaciones en Marsella, haciéndola un personaje y contrastando la belleza del lugar con la tensión del momento. "Transatlántico" es hermosa de ver. Los nazis, por cierto, aparecen poco, pero se sienten todo el tiempo. Son la amenaza fantasma que poco a poco se iba apoderando de Europa.

Hay muchos otros momentos memorables en "Transatlántico" que van de una fuga en un campo de concentración a la reaparición del esposo de Lisa Fittko (Deleila Plasko), una revolucionaria, al espionaje británico, alemán o el rescate de las obras de Chagall. "Transatlántico" lo tiene todo y lo equilibra bien. Recuerda, como bien refieren en "Transatlantico: Detrás de cámaras", a "El dictador" de Chaplin o "Ser o no ser" Lubitsch, filmes en tiempos difíciles donde hay humor.

El elenco de "Transatlántico" le hace honor a su nombre. Hay una gran labor de parte de los actores. La voluntad de Mary Jane Gold es palpable en Gillian Jacobs. Gold lo dice "estoy dispuesta a todo por salvar a alguien más" y en la vida real la heredera vendió sus joyas, se quedó sin mesada y accedió a acuerdos para conseguirlo. El guion hace muy bien en incluir de manera orgánica las implicaciones que tenía para ella como extranjera, pero también como una mujer "madura" y sin casarse (estaba en sus 30's). El romance que se construye con Hirschman recuerda al de clásicos como "Casablanca" donde es justo el amor el que los separa.

La historia de Varian Fry tiene un cariz similar, pero propio. Fry se casó dos veces, estaba en el primer matrimonio cuando llevaba a cabo la operación y aunque no hay certeza de que haya tenido un amante específico en ese tiempo, sí de que hubo varios, pero era un hombre gay en los 40's y quizás en ese momento o en algunos de esos momentos "las reglas no aplicaran"; en el mundo lo hacían. El romance que se crea con Thomas Lovegrove es hermoso, con varias escenas llenas de magia y a sabiendas también de que no tiene futuro, aunque se quisiera que sí y ese es otro logro de la serie. Es histórica, los hechos están para comprobarse, pero la verdad que tiene hace que se desee algo distinto.

Más allá de la labor historiográfica, ls cualidades histriónicas del elenco y la selección del cast, la caracterización hace una gran labor. Esta no es la serie donde un personaje histórico se ve como no era. El parecido es mucho y se agradece. Es "ver de nuevo" a Walter Benjamin y no sólo eso, escucharlo hablar, aunque sea un poco del aura del arte. Es mágico.

"Transatlántico" consigue su objetivo en todos los niveles. Es entretenida, es inteligente, es vigente. Derriba las barreras para hablar de la migración que sigue y seguirá existiendo, pero también de cómo lo "transatlántico" nutre y transforma. "Transatlántico" celebra a los héroes de a pie, mujeres y hombres ordinarios que hicieron algo extraordinario y que cambiaron, salvando a más de 2 mil personas, al mundo... salvando a las ideas.

📱📱📱📱📱

Alemania / Francia 2023 - 7 Episodios de menos de una hora


Entradas Recientes

Ver todo

留言


bottom of page