Sólo un sueño

Reunión.

Kate Winslet y Leonardo DiCaprio se reencuentran once años después de “Titanic” (1997). Sam Mendes vuelve a la vida en los suburbios y dirige por primera vez a su entonces esposa. La combinación está lejos del romance...



“Sólo un sueño” lleva a la pantalla grande la novela “Revolutionary Road” de Richard Yates, quien ha sido llamado la voz de la posguerra, la época de la ansiedad. En el Estados Unidos de 1950, el matrimonio de Frank (Leonardo DiCaprio) y April Wheeler (Kate Winslet) parece perfecto. Tienen un par de hijos, una bonita casa y cierta estabilidad económica. Pero esa es la vida que les ha resultado, no la que planearon. April le sugiere a Frank que dejen todo y se muden a París. Ésa es la vida que siempre quisieron. Los Wheeler empiezan los trámites, pero todo cambia cuando April resulta embarazada y a Frank le ofrecen un ascenso.


Sam Mendes regresa a los dramas familiares y entrega su mejor trabajo desde su muy afortunado debut con la inolvidable “Belleza americana” (1999). Coincidentemente la historia se enfoca en un matrimonio disfuncional, aunque en esta ocasión la economía de las imágenes incrementa su impacto. “Sólo un sueño” no habla de un tema sencillo. Con una fotografía impecable retrata el desasosiego, la desesperanza y la rutina que se escondían tras el deseo exasperado de recuperar la tranquilidad que se vivía antes de la guerra. Era un momento de negación de lo ocurrido, de miedo por lo que el ser humano es capaz de hacer. Pero las apariencias sólo terminar por disfrazar lo que invariablemente existe.


Aunque “Sólo un sueño” no fue uno de los filmes más premiados de 2008, su factura lo impone entre los mejores del año. La dirección de Mendes saca lo mejor de sus actores. La británica demuestra porqué es la mejor actriz de su generación al brindarle fuerza interna, sutileza y credibilidad a un personaje que está desesperado ante las condiciones que lo aprisionan. La química que tiene con DiCaprio –quien está bien, pero no al nivel de Winslet- es envolvente; por un lado, refleja el amor que se tienen y por otro la inconformidad que los aprisiona. Winslet no fue nominada por este trabajo al Oscar, pero finalmente –y de forma muy merecida- obtuvo la presea como Mejor Actriz por “Un amor secreto”. Las reglas de la Academia no permiten que un mismo actor ocupe dos espacios en una misma terna. Y aunque se esperaba que Winslet estuviera nominada como Mejor Actriz por “Sólo un sueño” y Mejor Actriz de Reparto por “Un amor secreto”, eso no sucedió. Winslet sí se llevó el reconocimiento en ambas categorías en los Globos de Oro. Una doble nominación en la misma categoría tampoco hubiera sido desmerecida. Pero las reglas son así. Oscar sí consideró a “Sólo un sueño” en las categorías de Mejor Actor de Reparto para Michael Shannon, Mejor Vestuario y Mejor Dirección de Arte. Shannon tiene a su cargo algunos de los momentos más reveladores. Es el hijo ‘perturbado’ de la también memorable Kathy Bathes.


El sueño americano está lleno de trampas. Puede ser una ilusión o terminar convirtiéndose en una pesadilla. El camino de salida también incluye un viaje al interior. Cuando ambos destinos se encuentran todo puede terminar por ser sólo un sueño.

Revolutionary Road

EE.UU. / Inglaterra 2008

Director: Sam Mendes.

Reparto: Kate Winslet, Leonardo DiCaprio, Kathy Bates, Michael Shannon.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo