Nine, una vida de pasión

Como “Desde mi cielo”, “Nine” tardó más tiempo en generar expectativas que en romperlas, y aunque el resultado final es mejor que el del primer filme, la calidad del talento involucrado (tan solo a cuadro seis ganadores del Oscar y una nominada), la exquisitez del trabajo visual, y el origen de la historia (el musical de 1982 ganador de cinco premios Tony, incluyendo Mejor musical, a su vez basado en el clásico de 1963, “8 ½”, de Federico Fellini), inevitablemente terminan entregando un espectáculo que aunque embelesa al ojo carece de espíritu.



Ubicada en 1965, “Nine”, nombrada así al redondear el “8 ½”· del original, que a su vez refiere al número de películas realizadas al momento por el director, además de la edad del protagonista durante los flashbacks, se centra en el dilema que Guido Contini (Daniel Day-Lewis), un prestigiado cineasta, enfrenta cuando está a punto de iniciar su próximo filme, la esperada “Italia”, aunque sólo tiene el póster y no el guion. Desde luego, dicha situación es solo conocida por él. La crisis existe a causa de la culpa que experimenta a consecuencia de su educación católica, y principalmente, por la compleja relación que sostiene con diversas mujeres: su madre (Sophia Loren), su esposa Luisa (Marion Cotillard), su amante Carla (Penélope Cruz), su actriz protagónica, Claudia (Nicole Kidman), su vestuarista de cabecera, Lili (Judi Dench), la periodista Stephanie (Kate Hudson), y Saraghina (Fergie), una mujer de la vida galante de su infancia.


El problema de “Nine” está en que no consigue profundizar sobre uno de los varios temas que “8 ½” aborda (la culpa, los prejuicios católicos, la crisis de media edad, el proceso creativo y la realización de un filme). Entre números musicales parece apuntar sobre todo al conflicto humano y su reflejo en la labor creativa, sin embargo, en el tercer acto el ritmo decae y el rumbo se pierde. A Rob Marshal, responsable de “Chicago” (2002), le sucede lo mismo que con la fallida pero hermosa “Memorias de una geisha”, simplifica el fondo en aras de una espectacular forma. Precisamente, sus nominaciones al Oscar fueron por las impecables dirección de arte y vestuario, además de por Mejor Canción Original (“Take It All”). Una mención más la recibió Penélope Cruz como Mejor Actriz de Reparto, cuyo trabajo si bien es bueno, no es el mejor. Entre el ensamble de actores, reconocido con el Premio Satellite a Mejor Reparto, destacan las habilidades para el canto y baile de Kate Hudson, pero más aún, la versatilidad e impresionante capacidad histriónica de Marion Cotillard. Daniel Day-Lewis, quien sustituyó a Javier Barmen en un personaje que Antonio Banderas interpretara en la reposición de Broadway en 2003 y que rechazara repetir para el cine, da muestra de nuevo de su profesionalismo y talento, aunque Guido no ocupará un lugar privilegiado dentro de otras de sus ya históricas interpretaciones.

A pesar de su premio como Mejor Musical o Comedia en los Premios Satellite y de cumplir superficialmente con los aspectos más representativos del original, “Nine” termina siendo una suerte de homenaje a los musicales teatrales y a la fastuosidad fútil de Hollywood, pero no al verdadero sentido del cine como el arte que reúne a todas las artes anteriores (pintura, escultura, poesía, música, arquitectura y danza) para crear una expresión poderosa y total.


Nine

EE.UU./Italia 2009

Director: Rob Marshall.

Reparto: Daniel Day Lewis, Marion Cotillard, Judi Dench, Sophia Loren, Penélope Cruz, Kate Hudson, Nicole Kidman, Stacey “Fergie” Ferguson.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo