Niños del hombre

“Tu bebé es el milagro que la humanidad ha estado esperando,” Jasper (Michael Caine).

En 21 años, las mujeres son infértiles. No hay niños. Los actos terrositas y las guerras han devastado las poblaciones. No hay futuro. Los desastres naturales han azotado al mundo. No hay esperanza. La anarquía predomina. Pero todo eso puede cambiar con un latido de corazón.



Luego de incursionar con éxito como director de la tercera entrega de Harry Potter (“Harry Potter y el prisionero de Azkaban”, 2004), Alfonso Cuarón toma en sus manos una poco conocida novela del escritor británico P. D. James y la transforma en un poderoso, obscuro, crudo, pero esperanzador relato futurista. Theo Faron (Clive Owen) mira en las noticias que el hombre más joven (18 años) fue asesinado luego de negarse a dar un autógrafo. Al salir una bomba explota cerca. Theo está asustado. Inglaterra, la última nación funcional, ha cerrado sus fronteras en un intento por recuperar la estabilidad. El gobierno lucha contra una banda de rebeldes que defiende los derechos de los inmigrantes. La banda, liderada por su ex pareja, Julian Taylor (Julianne Moore), lo secuestra. Necesitan sus influencias para sacar a Kee (Clare-Hope Ashitey) del país. Kee debe estar en un lugar seguro; conseguirlo es la clave para que haya futuro.


Alfonso Cuarón aborda otro género y lo hace sin ceñirse a sus estándares. Con una fotografía natural de Emmanuel Lubeski y una dirección de arte impecable, Cuarón presenta un escenario no muy distinto al actual. La principal diferencia es que reina el caos. El futuro no está muy lejano. El cineasta se enfoca en el miedo, en la amenaza que el mismo hombre significa para sí y no en las causas que han llevado a su inminente extinción. Es una decisión arriesgada, pero sumamente atinada. Los actores son convincentes. Clive Owen es un antihéroe depresivo que se ve involucrado en el movimiento por cuestiones circunstanciales. Julianne Moore es determinada, pero sensible como una mujer en cuyo pasado hay un embarazo inconcluso. El padre era Theo. Michael Caine es encantador como el caricaturista subversivo y hippie, y Clare-Hope Ashitey -en un papel ofrecido inicialmente a Emma Watson, la Hermoinie de Harry Potter- convence como el objeto de esperanza que no acaba de comprender lo que sucede a su alrededor. El detalle de que sea una mujer de color lo hace aún más simbólico.


Nominada al Oscar por Mejor Cinematografía, Mejor Edición y Mejor Guion Adaptado y responsable de que Cuarón recibiera el Premio Laterna Mágica en el Festival de Venecia, “Niños del hombre” es un agudo análisis más que del futuro, del presente. Lo único a temer de los años que vendrán es lo que estará rindiendo frutos y eso dependerá de lo que se está sembrando hoy.


Children of Men

Japón/Inglaterra/EE.UU. 2006

Director: Alfonso Cuarón.

Reparto: Clive Owen. Julianne Moore, Michael Caine, Clare-Hope Ashitey.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada