Misión imposible

“El anonimato… es como una sábana caliente,” Max.

La serie de los 60’s y 70’s llegó a la pantalla grande de manos de Brian de Palma y con el rostro de Tom Cruise como el jefe del equipo que encontrará una salida incluso para la misión más increíble.



El agente Ethan Hunt (Cruise) se encuentra en una encrucijada. Su última misión en Praga inexplicablemente falló, causando que todo su equipo muriera… hay un infiltrado en la CIA y él es el sospechoso. Hunt deberá, con un nuevo equipo que incluye a su jefe, Jim Phelps (Jon Voigt) hacer lo propio en la agencia, detectar al traidor y rescatar la lista que contiene los nombres de todos los agentes dobles norteamericanos. El camino estará cubierto de giros de tuerca donde cada puerta abre un universo distinto. En esta misión nada ni nadie es lo que parece… quizá por eso es imposible.


Recibida con escepticismo entre los fanáticos, principalmente a causa de privilegiar a un miembro del equipo sobre los otros, situación comprensible cuando es producida y protagonizada por la mayor superestrella de los 90, “Misión imposible” es entretenimiento al mejor estilo de De Palma. Las secuencias son impresionantes; desde una casi acuática salida de un café hasta un escape de un tren subterráneo, el filme no da respiro al espectador. En especial, la secuencia donde Cruise baja colgado para infiltrarse en una computadora se ha convertido en un clásico por demás referido. Las imágenes son limpias, la edición ágil y la banda sonora, incluido el tema principal con una refrescadita, están ahí. Y el reparto no podría ser mejor: Jon Voight como el jefe con agenda propia, Emmanuel Beárt como su etérea esposa, Vanessa Redgreave como el enigmático contacto y Jean Reno, piloto, y Vingh James, experto en cómputo, como los peculiares miembros del equipo.


Nominada como Mejor Película en los Premios Saturno y como Película Peor Escrita en las Frambuesas de Oro, “Misión posible”, primer filme en ser estrenado en 3 mil salas en EE.UU. podrá haber dividido a la crítica, pero la audiencia la aprobó: su costo de 80 millones de dólares fácilmente fue recuperado; la cinta hizo más de 450 millones y aseguró el nacimiento de un nuevo serial, esta vez, cinematográfico.


Con una trama digna del mejor rompecabezas, al que probablemente además le falta más de una pieza, “Misión imposible” es una travesía que más conviene disfrutar a nivel visual que tratar de comprender en un nivel intelectual. Simplemente no es posible. Probablemente tampoco sea lo esperado. El viaje se trata del momento y eso es lo que hay que disfrutar… esa es la misión y es una posible.

Mission Impossible

EE.UU. 1996

Director: Brian De Palma.

Reparto: Tom Cruise, Jon Voigt, Vingh Rames, Kristin Scott Thomas, Vanessa Redgrave, Jean Reno, Vingh Rames, Emmanuel Béart.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada