Milk: un hombre, una revolución, una esperanza

“Mi nombre es Harvey Milk y estoy aquí para convocarlos”, Harvey Milk.

En 2008 la Propuesta 6 volvió a las urnas. La iniciativa, originalmente votada en 1978, prohibiría a homosexuales ser profesores. Aunque la opinión popular la mantuvo en el mismo lugar, el solo hecho mostró que no mucho ha cambiado en tres décadas y que la lucha que, entre otros, inició Harvey Milk sigue en pie de guerra.



A los 39 años Harvey Milk (Sean Penn) se lamentaba por no haber hecho mayor cosa con su vida. Había llevada una vida como cualquier otra. Había mantenido su homosexualidad en el clóset. La noche de su aniversario conoce a Scott Smith (James Franco), un hippie del que se enamora y con quien se muda a San Francisco donde abren una tienda de fotografía, Casto Camera. Con cuatro décadas, Harvey decide dejar de ocultarse. Entonces, comienza a involucrarse en los asuntos concernientes a la discriminación contra la comunidad gay. Harvey se vuelve su vocero y líder. Se postula para supervisor y consigue el puesto en su cuarto intento, en 1977. Un año después Harvey sería pieza fundamental en la lucha por los derechos humanos. Ese mismo año, ya convertido en un héroe y un emblema, Milk sería trágicamente inmortalizado cuando Dan White (Josh Broslin), un compañero supervisor, lo asesinara inesperadamente. Harvey no pensó llegar a los 50. No lo hizo, pero su legado está más allá de cualquier edad.


Gus Van Sant había intentado llevar la historia de Milk a la pantalla grande desde principios de los 90. El director tiene en el guion ganador del Oscar de Dustin Lance Black el vehículo perfecto y en los azares de la historia el contexto social más propicio. Black balancea adecuadamente el viaje político y personal de Milk. Inicia con Harvey narrando su historia a una grabadora, previendo su muerte luego de varias amenazas que había aprendido a ver como gajes de su oficio. De ahí da inicio la retrospectiva que, si bien no escapa del todo de las convenciones de la biopic sí sobresale por la mano experta de Van Sant, el impecable trabajo de su reparto, los paralelos que inevitablemente tiene con la actualidad y el descarnado compromiso por contribuir a la misma lucha que Milk. Van Sant y Black son homosexuales. Su historia al igual que la de millones de persones ha sido una de lucha por el respeto y el derecho a vivir sin miedo.


Como Harvey Milk, Sean Penn entrega otra impecable interpretación. El actor, quien recibió su segundo Oscar como Mejor Actor, se sumerge en la piel de Milk, copiando efectivamente sus manierismos sin caricaturizarlo y mostrando el calor, la energía, la compasión, la gentileza y el carisma de un hombre ordinario. Milk no era dueño de un talento particular. Era un hombre que estuvo en el lugar indicado en el momento indicado y que decidió hacer frente a un hecho que le afectaba. Los logros de Harvey son muestra de la diferencia que puede hacer un hombre como cualquier otro. A Penn lo acompañan un impecable James Franco, como su motor inicial; Emile Hirsh, como Cleve Jones, un muy joven organizador comunitario; Diego Luna, como el neurótico amante México-americano y Josh Broslin, remplazando a Matt Damon, como un sugerido homosexual reprimido de agenda diferente.


Con nominaciones en otras seis categorías al premio de la Academia, incluyendo Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor de Reparto para Broslin, “Milk” es la historia de la transformación de una vida y de la victoria por la libertad individual. Es un eficaz documento que rescata imágenes y tomas de los hechos reales y que tiene en ellos, tras la sensible y meticulosa construcción de Van Sant, uno de sus momentos más poderosos. Cerca del desenlace, una marcha silenciosa tiene lugar. No parece tener final. Es una imagen, un tributo real, emocionalmente devastadora. “Milk” es un filme fuerte, impotente por momentos, enojado en otros, sensible y esperanzador en todos. El trabajo de Harvey no ha terminado y “Milk” viene a recordarlo... porque, en sus palabras, “sin esperanza, no vale la pena vivir”.

Milk

EE.UU. 2008

Director: Gus Van Sant.

Reparto: Sean Penn, Emile Hirsh, Josh Broslin, Diego Luna, James Franco.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada