top of page

"La nave" de Batán Silva

Una nave que hay que volar.

Miguel (Pablo Cruz) es conductor "La nave" un programa de radio en Popu Radio TV, una estación en Michoacán. Al programa no le va muy bien y a Miguel... tampoco. Bueno, no es que le vaya mal, es que apenas y le va. Miguel está deprimido, lo hace todo con desgano, desinterés y un pesimismo que se traduce en un sentido del humor tan irónico como negro (y que la verdad se agradece... tiene mucho de verdad y divertido). "La nave" está a punto de ser cancelado hasta que la llamada de Gerardo (Santiago Beltrán) lo cambia todo. Gerardo es un niño y quiere un viaje a la playa.

"La nave" va a dónde otras películas han ido: una historia, basada en hechos reales, sobre un adulto que ve su vida cambiada por un niño con los días contados. Sí, en ese sentido es una "nave" conocida. Sin embargo, esta nave tiene mucho, mucho encanto.

En principio está el guion. Escrito por Pablo Cruz Guerrero, quién también produce y protagoniza (lo hemos visto en cine y televisión, pero quizás su rol más conocido es el de Patricio Robles en "Luis Miguel: La serie) y a quién puede identificarse solamente como Pablo Cruz, el guion tiene la inteligencia de entender que recorre un camino familiar y no pretende ser disruptivo en ese sentido. En su lugar, al abordar la historia como una comedia le da ligereza al drama que ya es el que un niño enfrente la muerte... pero "así es la naturaleza", como bien dicen los personajes. Ello permite que haya risas y sentido del humor y que la emotividad caiga en los momentos precisos. Batán Silva hace gran labor en ejecutar el guion, sacar provecho de sus actores y evitar que el filme caiga en la condescendencia.

Pablo Cruz luce en "La nave". Es un amargo desfachatado con encanto. Lo rodean Rodrigo Murray, director de la estación, Héctor Jiménez, operador y Maya Zapata como Leo, la entrenadora (para conseguir los recursos que se requieren para llevar a Gerardo a la playa, Miguel ha prometido correr un maratón). A Gerardo lo hace Santiago Beltrán ("Mi Tío), un niño con gran talento y quien navega muy bien entre el drama y la comedia. Es encantador.

Tardé tiempo en subirme a "La nave". Sabía de qué iba y sabía que sería emotivo. Como Miguel, quería evitar el impacto, pero ésa es la cuestión. A "La nave" hay que subirse todos los días y "La nave" nos lo recuerda. Es un canto a la vida y un recordatorio de que los niños son estrellas. Leo le pregunta a Gerardo si sabe cómo dice estrella en mazateco, la respuesta es justo ésa, "niño". Es en lo que quiere convertirse Gerardo cuando no esté, es en lo que Miguel se ha convertido, dentro y fuera de la pantalla, para otros y es lo que es "La nave", una luz eterna que guía y da vida, una estrella a la que hay que volar con "la nave".

🚀🚀🚀1/2

México 2022 - 1h 33m


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page